La era post PC

La nueva generación de computadoras portátiles, desde smartphones hasta tablets, de la mano de la banda ancha móvil cambia una vez más las reglas del juego en el mundo de la IT. 19 de Octubre 2011
La era post PC

En lo que fue uno de sus últimos discursos en público como CEO de Apple antes de su reciente renuncia —en el marco de la presentación del servicio iCloud—, Steve Jobs dijo que las computadoras personales pasaron a tener tanta relevancia como cualquier otro dispositivo de computación.

El mes pasado, algunas cifras que difundió la consultora Gartner van en el mismo sentido: las ventas de PCs para este año tendrán un crecimiento de 9,3 por ciento (385 millones de unidades), frente a un 10,5 por ciento proyectado, en un mercado —especialmente el de notebooks— que no paraba de crecer en los últimos años.

¿Es el fin de las PCs entonces? No exactamente. Se trata en todo caso de que los teléfonos, las tablets y las netbooks tomaron su lugar en la mente de muchos consumidores. Y la movilidad es el eje de esta transformación.

“El mercado de PCs está experimentando grandes cambios estructurales. Las PCs no serán más un mercado en sí mismo, sino una parte más de un amplio rango que irá desde televisores inteligentes hasta los smartphones más básicos”, aseguró Ranjit Atwal, director de investigación de Gartner, quien resaltó el impacto de dispositivos como iPad en la menor venta de PCs portables.

Según IDC, el año pasado se vendieron 18 millones de tablets. El mercado, como era de esperarse, fue liderado por Apple, con el 83 por ciento. La Galaxy Tab, de Samsung, fue su principal competencia, de la mano del sistema operativo Android, de Google, que recientemente se hizo con la unidad de móviles de Motorola, en un mercado que no deja de dar noticias sorpresivas cada nuevo mes.

Con el ingreso de nuevos productos y el crecimiento de la plataforma Android, en el primer trimestre de este año el dominio de iPad se redujo notablemente. En el caso de los smartphones —entendidos como aquellos que poseen un sistema operativo y permiten correr aplicaciones de terceros—, el dominio del mercado está mucho más repartido, pero Apple y Samsung son también los que lideran, seguidos por Nokia, el proveedor que hasta el año pasado encabezaba cómodamente este segmento, según IDC.

En la Argentina, sin embargo, las tendencias mundiales se ven distorsionadas por restricciones a la importación (que, por ejemplo, traban el ingreso de dispositivos de Apple) y de proveedores que supieron conquistar al mercado local, como Research in Motion (RIM) con su producto Blackberry. 


Panorama local
En la Argentina, el mercado de móviles muestra un crecimiento continuo. En el primer trimestre de este año creció un 21 por ciento frente al mismo período de 2010. El trimestre cerró en $ 8.150 millones, frente los $ 6.750 millones del año anterior, según el Informe de seguimiento de telecomunicaciones en la Argentina, realizado por TBI Unit.

Según la consultora especializada, las líneas móviles contabilizadas por las compañías de telecomunicaciones llegaron a 53 millones, marcando un crecimiento del 6 por ciento frente al año anterior. Los servicios de valor agregado, en tanto, estarían representando en el mercado un 34 por ciento, llegando en alguna compañía al 46 por ciento de sus ingresos. El ARPU (ingreso promedio por usuario), según las líneas indicadas, representaría U$S 11,3, aunque sería superior si se toman sólo las líneas activas.

“Algunas cifras hay que tomarlas con pinzas, porque muchas líneas no se dan de baja. Todos sabemos que no hay mucho más de 36,5 millones de líneas activas, por lo que no hay un crecimiento en líneas. Por eso las compañías reorientaron su negocio al consumo de datos. En el caso de Personal, por ejemplo, casi la mitad de su facturación es por datos. La Argentina está mostrando un crecimiento de consumo de datos como en mercados más maduros”, dice Pablo Tedesco, director de TBI Unit.

Según Tedesco, “hoy el ARPU en la Argentina está en el mismo nivel que el de América latina, en unos U$S 13. Si vemos las estrategias de los operadores móviles, están orientadas a vender smartphones. Han generado servicios de soporte para esto y mejoras en la banda ancha móvil porque no les queda otra opción, más líneas no se van a vender”. 

Enrique Carrier, director de Carrier y Asociados,  coincide en que “en líneas generales, lo que se advierte es un gran movimiento desde los teléfonos básicos hacia terminales más sofisticados. Hay un cambio cualitativo, que también va de la mano de una concepción distinta de lo que es el entretenimiento. Hasta hace dos años el boom eran los teléfonos con reproductor de música. Hoy, en cambio, el entretenimiento está en la socialización, sean SMS, redes sociales o e-mails”.

Y agrega: “Mientras que con la venta de equipos con reproductor de música no generaban ingresos relevantes, la socialización y la mensajería, favorecidas por la incorporación de teclados completos, generan consumo de datos”.

En cuanto al sector corporativo, un estudio finalizado recientemente por la consultora Prince & Cooke señala que el 44 por ciento de las grandes empresas recibieron propuestas para incorporar soluciones móviles en los últimos 12 meses, proporción que asciende a 48,8 por ciento y en las que poseen más de 1.000 empleados.

Oliver Aguilar Flores, analista de IDC para América latina especializado en dispositivos móviles, apunta que la Argentina se ubica detrás de Brasil y México en la adopción de smartphones en la región. “El año pasado se vendieron 160 millones de celulares en América latina, de los cuales el 12 por ciento fueron smartphones. Para este año, estamos esperando ventas por 187 millones y que los smartphones impliquen el 18 por ciento de las ventas totales”, asegura. 

Aguilar Flores señala que, a diferencia de mercados más maduros, en América latina la compra de smartphones no implica siempre un reemplazo. “En la región todavía tenemos usuarios que por primera vez compran un teléfono y eligen uno tradicional o con funcionalidades como radio, por ejemplo. Pero los esfuerzos de las compañías están puestos en el smartphone. Estamos hablando de un mercado muy aspiracional, donde funcionan mucho las marcas.” 

Lo que viene
“Hacia fin de año, probablemente uno de cada cuatro teléfonos será smartphone. Están bajando mucho de precio y si no lo hicieron más es por un tema de demanda. También se da el efecto de que, a medida que más gente utiliza estos servicios, otros quieren tenerlo”, considera Carrier. Sin embargo, el analista estima que dentro de ese segmento no habrá una tendencia definida en cuanto a marca y formato.

“Sigue habiendo una importante preferencia por la precisión que ofrecen los teclados QWERTY”, explica el especialista. Claro que la demanda también se ve afectada por una oferta restringida, en función del  régimen de Licencias No Automáticas (LNA). Si bien fueron varios los proveedores que comenzaron a ensamblar en Tierra del Fuego —los últimos fueron RIM y Lenovo—, otros como Apple no tienen perspectivas de hacerlo, por lo que los productos de esta empresa ven limitado su ingreso a la Argentina. 

En el segmento de tablets, la gran pregunta es si reemplazarán a un segmento en particular de dispositivos o si se sumarán como uno adicional. Se trata de un mercado en el que muchos jugadores han apostado fuerte, entre los que están Apple, Samsung, Motorola, Cisco, RIM, Lenovo entre otros, a los que recientemente se sumó Sony. En tanto que HP parece haber perdido el interés.

Para Aguilar Flores, de IDC, “todavía es necesario que sea evidente una mayor diferenciación en el propósito de las tablets. Porque si bien los beneficios están en la movilidad y en la facilidad de uso, muchos consumidores todavía no logran ver su real utilidad”.

Al igual que lo señala Gartner, Carrier cree que el impacto de las tablets puede sentirse en el segmento de las computadoras portátiles. “A un teléfono uno lo transporta siempre, no se plantea si llevarlo o no. Una tablet no entra en un bolsillo, implica un uso más planeado. Creo que a nivel de notebooks o netbooks, sí puede haber alguna superposición de mercado”, dice. 

“Las notebooks y netbooks han tenido tasas de crecimiento anuales de 40 por ciento en los últimos cinco años. Esperamos que el alza baje a un 10 por ciento anual hasta 2015, a medida que los consumidores tienen acceso a la Web a través de una variedad de dispositivos móviles”, aseguran en Gartner.

Hace 30 años la PC de escritorio cambió muchas de las reglas del juego en el acceso a la computación. Hoy sucede nuevamente: las computadoras siguen allí, cada vez más poderosas, pero la conectividad inalámbrica arrasó con los escritorios.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar