*

La banca virtual se covnierte en un viaje de ida

Banco Ciudad invirtió U$S 130.000 para poder reducir espacio físico con mayor cantidad de servidores y mejorar la ejecución de proyectos. La implementación se realizó en cinco etapas, de marzo a agosto de 2009, tras las cuales el banco logró desvincular 28 equipos físicos obsoletos y reducir en un 86 por ciento el espacio ocupado en los racks así como la utilización de equipamiento de comunicación y el cableado de red. 15 de Junio 2010
La banca virtual se covnierte en un viaje de ida

"La virtualización es un viaje de ida”, sintetiza Luis Alberto Del Percio, supervisor de Microinformática de la Subgerencia de Tecnología del Banco Ciudad de Buenos Aires, entre satisfecho y sorprendido por los resultados obtenidos tras la implementación de una plataforma de virtualización para las aplicaciones de la entidad que funcionan sobre Windows. A finales del año pasado, el banco concluyó la primera fase de un proyecto que aspira a virtualizar todo el parque de servidores que corren sobre ambiente x86. Banco Ciudad —a diciembre de 2009 según el BCRA sumaba activos por $ 13.554 millones— necesitaba consolidar sus servidores y actualizar algunos equipos que estaban fuera de garantía. Con la virtualización también buscaban reducir espacio físico del data center y obtener más flexibilidad y velocidad de respuesta ante requerimientos de nuevos proyectos.

La implementación se realizó en cinco etapas, de marzo a agosto de 2009, tras las cuales el banco logró desvincular 28 equipos físicos obsoletos y reducir en un 86 por ciento el espacio ocupado en los racks así como la utilización de equipamiento de comunicación y el cableado de red. La selección del equipamiento y la solución fue rápida y sin complicaciones, debido principalmente a que Banco Ciudad ya utilizaba servidores HP de la línea pClass desde hacía unos cuatro años, con una versión gratuita de virtualización de VMware que venían probando. 

En la etapa inicial del proyecto se armaron dos granjas que funcionan en los dos centros de datos del banco, uno de producción y otro de prueba y contingencia. Para ello pusieron en producción ocho servidores Hewlett Packard Blade de la línea Proliant con licencias de la solución de virtualización VMware ESX 3.5 Enterprise; dos gabinetes enclosure HP Blade System cClass; ocho switches Ethernet HP BladeSystem cClass; cuatros pass-thru para la conexión SAN, y dos racks HP serie 10000. Todo esto demandó una inversión de U$S 130.000 (60 por ciento corresponde a hardware y el resto a software).

 “Cuando nos contaban que se virtualizaba un promedio de diez servidores lógicos por equipo físico nos parecía increíble”, reconoce Del Percio, que estaba acostumbrado a utilizar la versión gratuita de VMware que sólo les permitía virtualizar hasta tres servidores por equipo. El ejecutivo opinó que luego de implementarla “nos dimos cuenta del potencial real que tenía”. 

De hecho, “hoy la granja está funcionando al ciento por ciento, con más de 90 servidores virtualizados en sólo ocho equipos físicos —detalla Del Percio, cuya área depende de la gerencia de Sistemas y Tecnología del Banco Ciudad—. A finales del año pasado, se impulsaron proyectos —como el hosteo de la página institucional del banco y la implementción de la solución Team Fundation Suite (FST), para el manejo de la administración de proyectos— que requirieron instalar muchos servidores y sin esta granja no habríamos contado con el equipamiento necesario.”
  Cuidar la gestión  Como beneficios adicionales —apunta el ejecutivo—, con la virtualización se disminuyó en un 7 por ciento el consumo de electricidad y se redujeron las tareas de mantenimiento y administración de los equipos, que antes debían ser realizadas en su mayoría durante los fines de semana. 

Con respecto a la gestión de los servidores virtualizados, es preciso ser cuidadosos en la asignación de equipos nuevos para no perder el control. “Hay estudios que afirman que entregar un servidor listo para usar antes tardaba 33 días en promedio, a nivel mundial; hoy, con una granja armada estamos hablando de minutos”, detalla Guillermo Cavanas, jefe de Redes y Homologaciones del Banco Ciudad de Buenos Aires, y añade que también se trasladan otros problemas: “Se hablaba de subutilización de servidores físicos, en los que quizás se usaba un 10 por ciento de sus recursos; con la virtualización, un determinado servidor ya no está subutilizado pero hay subutilización de las máquinas virtuales”, lo que agrega más complejidad aún a su administración.

Pero las ventajas parecen imponerse, no sólo en términos de inversión —según Del Percio, si se divide el monto invertido por los servidores obtenidos resulta un costo promedio de U$S 1.500 por equipo— sino también en cuanto a la gestión operativa. “Migramos los primeros equipos durante los días de semana en horario operativo y sin cortes del sistema —fundamenta—, lo que representa un valor muy alto porque no requiere tener que venir los fines de semana y evita cortar ciertos procesos programados para esos días, como la realización de back up.”

Hoy, la solución de virtualización implementada alcanza a los 3.300 empleados que trabajan en el casi medio centenar de sucursales que el banco tiene distribuidas en toda la ciudad porteña. Sobre los servidores virtualizados corren las aplicaciones no transaccionales, como la nueva página web del banco, los formularios de pre-aprobación de créditos, el parte diario de recursos humanos que distribuye la institución, la impresión de listados, el data warehouse, el sistema de scoring (son desarrollos internos) y la administración de tarjetas de crédito (Adintar), entre otras. 

El banco ya comenzó a implementar la segunda fase de este proyecto, mediante la cual esperan virtualizar lo que queda del equipamiento físico con plataforma x86 (31 servidores) y sumar otros 48 equipos virtuales para nuevos proyectos. En una tercera fase planean implementar SRM —Sales Recovery Management, un producto de VMware que apunta a la recuperación de sitios de contingencia—, para responder a una regulación del Banco Central según la cual se debe realizar una simulación anual de la contingencia del centro de datos. “Esperamos poder hacer la simulación una vez al año y, ojalá, más”, sintetiza Del Percio. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar