*

La TV que se viene

Más allá del cambio tecnológico, la irrupción de la Televisión Digital Terrestre (TDT) en la Argentina impulsará nuevas iniciativas. Desde la producción de conversores y pantallas adaptadas al nuevo formato, hasta el desarrollo de software específico. 24 de Febrero 2010
La TV que se viene

Muchos comparan la llegada de la televisión digital con el inicio de las transmisiones en color. Es que más allá del cambio de formato, la nueva TV permitirá tener entre cuatro y seis canales donde antes había uno, mirar programas de televisión en el celular, obtener calidades de imagen y sonido cinematográficas, y por sobre todo la interactividad: se podrá pedir información, jugar y comprar online sin moverse del sillón. Pero, más allá de todo esto, lo que trae la nueva TV es la posibilidad de hacer nuevos negocios. Desde la producción de decodificadores (set top box), en una primera etapa, hasta que las nuevas pantallas vengan adaptadas a la recepción de señales en digitales, antenas de emisión y recepción, desarrollo de software, teléfonos móviles con receptor producción de nuevos formatos y contenidos interactivos, nuevas carreras para formar técnicos y especialistas en la materia... El impacto económico de este "cambio tecnológico" será de al menos unos u$s 200 millones para este año, según cálculos de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas, Luminotécnicas, Telecomunicaciones, Informática y Control Automático (CADIEEL).

Según el ingeniero Claudio Krämer, de CADIEEL, hay en estos momentos unas 30 empresas argentinas que estarían en condiciones de proveer y fabricar el nuevo equipamiento que la televisión en código binario requiere: productores de placas, proveedores de pegamentos y soldaduras, de fuentes de alimentación, antenas y pantallas. La primera semana de enero, ocho de ellas -encabezadas por la fabricante de dispositivos de memorias Novatech y la productora de monitores Coradir- presentaron en forma conjunta el primer "set top box" de fabricación nacional, que llegará a las cadenas de retail a un precio de $ 799.

Según CADIEEL, hay por lo menos otras 12 firmas locales que han conformado una UTE (Unión Transitoria de Empresas) para presentar otro modelo de set top box. Se trata de dispositivos de transición que permitirán adaptar el parque de televisores (actualmente de unas 12 millones de unidades), hasta que empiecen a fabricarse en el país modelos de pantallas que ya tengan un receptor y decodificador digital incorporado.

Ambos grupos competirán por llegar a las góndolas en marzo, cuando Canal 7 inicie la transmisión digital de aire para parte de su programación, según lo anunciado por la presidenta Cristina Fernández. Pero el puntapié que dará impulso al nuevo negocio será sin dudas el comienzo del Mundial de Fútbol de Sudáfrica, en junio. En las cadenas de retail señalan que los años en que hay mundial, la venta de televisores crece entre un 30 y un 50% por encima del promedio anual, y estiman que durante este año se venderán al menos unos 2 millones de decodificadores.

Más allá de la caja boba

"Estamos ante un cambio de paradigma. Es probable que en un futuro dejen de existir las computadoras, televisores y teléfonos, y se integren a otros dispositivos multimedia desde donde podremos comunicarnos, buscar información, ver televisión, jugar y hacer compras online", dice Adrián Lamandia, CEO de Novatech. "Esta es una oportunidad para nosotros, que desarrollamos dispositivos de memoria, para integrarlos a equipos más completos, como el Set Top Box, que en principio será una caja externa, pero luego se incorporará a las nuevas pantallas que se fabriquen localmente". La firma, creada en 2005, incorporó una nueva línea de producción e invirtió unos u$s 200.000 en este proyecto, para el que prevén sumar 10 personas a su staff.

El Set Top Box será un desarrollo íntegramente nacional, y utilizará un lenguaje de programación, Ginga, creado en la Universidad de Río de Janeiro. En los próximos años, "habrá una fuerte demanda de técnicos y especialistas en esta plataforma, por lo que deberán crearse tecnicaturas y carreras específicas en las universidades", advierten en CADIEEL.

La televisión digital requerirá fuertes inversiones en infraestructura -que en un principio estarán a cargo del Estado nacional a través de Canal 7-. El Gobierno anunció que instalará 45 repetidoras en las principales ciudades del interior (con lo que llegará al 95% de la audiencia). Cada transmisor de TV tiene un costo de u$s 150 mil. En tanto, con una inversión de $ 50 millones, la empresa estatal rionegrina Investigaciones Aplicadas INVAP, inauguró a mediados de enero una nueva planta en Bariloche, donde entre otros desarrollos, se desarrollarán satélites para la TV digital.

La interactividad impulsará también la creación de nuevos formatos y contenidos . Algo así como "abrir la cabeza de los directores de contenido y los productores de televisión", que deberán dejar de pensar en analógico para hacerlo en digital. La participación del espectador será clave ya que podrá, control remoto en mano, elegir el final de la telenovela (habrá que preparar más de una opción), pedir el listado de ingredientes a un programa de cocina, el pronóstico del tiempo en su ciudad al noticiero o jugar en vivo desde su casa con la diva de los teléfonos, sin necesidad de llamarla.

Habrá también más canales y se podrán explorar opciones para la TV educativa. Habrá que crear formatos adaptados para el teléfono móvil, lo que impulsará nuevos emprendimientos en contenidos.

Durante los próximos 10 años, el actual sistema de transmisión convivirá con la digitalización hasta que se produzca el llamado "apagón analógico", algo que ya ocurrió en Estados Unidos y en España. Para esto, se deberá renovar el parque de televisores, o contar con el set top box en el hogar. El gobierno podría otorgar un subsidio para la compra de estos equipos (como se hizo en otros países), aunque aún no está clara su forma de implementación. La TV digital también plantea un enorme desafío a la industria de televisión por cable (ver recuadro), ya que competirá con ella en localidades del interior donde los usuarios se abonaban para poder acceder a las transmisiones de canales de aire. Las principales operadoras de cable ya iniciaron sus propias transmisiones en formato digital. Sin embargo, a partir de las emisiones digitales que realice la TV pública, que permitirán la recepción de gran cantidad de señales en alta calidad (incluso el fútbol) y en forma gratuita, para muchos perderá sentido pagar un abono mensual.

Está visto que con la digitalización no sólo cambiará la forma de mirar televisión, sino que los negocios ya no serán los mismos.

Los cables dan pelea

Con más de 6 millones de abonados (según el Sistema de Información Cultural de la Argentina, SINCA), la industria de TV por cable en la Argentina es una de las más fuertes de la región. Sin embargo, la llegada de la TV digital abierta, con la posibilidad de multiplicar la oferta de canales, plantea un gran desafío para este negocio.

La mayoría de las compañías de cable ya ofrece televisión digital a sus abonados bajo el estándar norteamericano. Por lo que aquellos usuarios que deseen recibir señales digitales abiertas y por cable, deberán tener dos decodificadores (set top box), uno para cada sistema.

Desde el lado de Cablevisión Multicanal (grupo al que pertenecen un 46% de los abonados), Gonzalo Hita, su gerente comercial, destaca que "para dimensionar el impacto que tendrá la TV digital de aire en nuestro negocio hay que conocer cuál será su propuesta. Más cantidad de canales no implica calidad", se ataja. Por otra parte, el ejecutivo sostiene que "la industria del cable creció en base a ofrecer a los clientes contenidos de calidad y a su medida, y una oferta gratuita de corto plazo no va a afectar este desarrollo". Por otro lado, puso en duda que "la TV digital abierta y gratuita sea un negocio viable, ya que no es lo mismo repartir la torta publicitaria entre cinco canales de aire que entre 90. Alguien va a tener que pagar la diferencia", destacó.

Entre las propuestas que prepara su grupo para competir con la TV digital se cuentan: "Ofrecer más de 30 señales nuevas, seis de ellas en formato HDTV (la más alta calidad de definición), 50 señales de audio de música y guía de programación en pantalla interactiva por sólo $ 15 más en el abono. Asimismo, brindarán a cada abonado un conversor Set Top Box en comodato por valor de entre $ 30 y $ 50 (según el modelo, hay algunos que permiten grabar y pausar en vivo).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar