La IT local tiene todo a favor para aprovecahr el near shore

Qué lugar puede ocupar la Argentina en el negocio global de outsourcing . Bajo el modelo de la "costa cercana" la región latinoamericana reúne las condiciones necesarias para desarrollar aún más su industria de tercerización de servicios de software 21 de Mayo 2010
La IT local tiene todo a favor para aprovecahr el near shore

El año pasado, América latina exportó bienes por un valor de U$S 673.400 millones, pero sólo concentra el 4 por ciento del negocio global de outsourcing de software, que en 2012 alcanzará los U$S 450.000 millones. Aunque el continente tiene mucho para crecer y poder desafiar a India, China y Malasia, que por sus bajos costos y alto volumen de población lideran el negocio de la tercerización. 

Un estudio de la consultora de KPMG afirma que, con una población de 569 millones, América latina es la región que más está creciendo en la provisión de servicios de outsourcing. Para la Argentina, en particular, el modelo “near shore” es “una gran oportunidad”, enfatiza Eduardo Serra, socio a cargo de Performance & Technology de KPMG en la Argentina. “A nivel mundial, el outsourcing sigue evolucionando tanto en volumen como en valor agregado —justifica—. Al crecer la cultura de la tercerización, América latina se posiciona como una alternativa por varias razones: la cercanía geográfica, la afinidad cultural y el conocimiento de idiomas, entre otros factores. Nuestro país, además, cuenta con una adecuada infraestructura de telecomunicaciones, en materia de energía por ahora no tiene problemas y el conocimiento de idiomas es aceptable. Pero para seguir creciendo en este negocio debemos generar más valor agregado y diferenciación.” ¿Cuáles son las condiciones para que el modelo “near shore” continúe su desarrollo? Según Rodolfo Canese Méndez, socio de Impuestos de KPMG en la Argentina, “se deberían generar políticas para este tipo de industria; por ejemplo, incentivos fiscales desde una determinada jurisdicción, como lo hicieron Córdoba, San Luis y Buenos Aires e, incluso a nivel nacional, con la Ley de Promoción de Software. Se trata de una actividad que genera mucho empleo”.   

Eduardo Serra, por su parte, admite que en “términos relativos, la participación de América latina en el negocio mundial de outsourcing todavía es baja”. La receta para crecer con este modelo son “reglas de juego estables, incentivos y una relación proactiva entre los sectores público y privado. En materia educativa, orientar las carreras con mayor potencial para este negocio y estimular la formación en idiomas”, considera el consultor. 

El complemento 
El informe de KPMG consigna que “América latina se ha beneficiado de empresas que buscan diversificar sus centros de tercerización. En un esfuerzo por evitar el riesgo, las empresas están abriendo varios centros de tercerización dispersos por todo el mundo. Este propósito puede incluir destinos ‘near shore’ como América latina y destinos ‘off shore’ como la India y China, resultando que los clientes ya no ven a América latina como una alternativa a la India, sino como un complemento (…) Esta estrategia incluso ha sido bienvenida por empresas de tercerización en la India”.

Es el caso de Cognizant, la compañía india de outsourcing que dos años atrás estableció en la Argentina su delivery center, “que fue definido como el centro estratégico de la región”, cuenta Cristian Argüello, Country Manager de Cognizant en la Argentina.  La decisión se originó por diversos motivos. “Disponibilidad de talento calificado, ubicación geográfica, precios competitivos, la posibilidad de crecimiento de esta industria y la afinidad cultural de los profesionales y del esquema de negocios con países como Estados Unidos y Europa, fueron los criterios que se evaluaron para poner en marcha el centro de desarrollo local”, enumera el ejecutivo de la compañía que en el cuarto trimestre de 2009 tuvo ingresos por U$S 902,7 millones. La operación local de Cognizant —donde trabajan 200 personas— se integra a la red de 50 centros de servicios que la compañía tiene a nivel global. “La Argentina no compite con la India, tanto por escala y volumen, ya que nuestra población de IT es mucho menor —sostiene Argüello—. Desde aquí, justamente, apuntamos a suplir en forma remota aquellos trabajos que se realizan en casa del cliente, en Estados Unidos, pero que por la diferencia horaria los profesionales de la India no pueden realizar ‘on site’.” 

Desde la Argentina, Cognizant brinda soporte y mantenimiento de aplicaciones legacy —como AS 400, Cobol y RPG— y de tecnologías como Java y .Net, en un 90 por ciento para clientes de Estados Unidos.  

El negocio local del proveedor indio espera crecer —como “piso”, advierte Argüello— un 20 por ciento durante este año. Esta expansión también está ligada a la estrategia de contingencia y diversificación de riesgo (geográfico y financiero) de sus clientes, “que prefieren no concentrar su demanda en una sola localización y exigen cobertura 7 x 24, lo que nos permite a nosotros tener más negocios aquí”, argumenta el gerente.  También prevé crecer la filial local de la mexicana Neoris, que en la ciudad de Rosario tiene su principal centro de desarrollo en la Argentina. La compañía, que localmente emplea a 550 personas, dedica el 30 por ciento de sus operaciones (involucra a 230 empleados) al exterior —en particular a Estados Unidos, Chile, España y Brasil— en sus tres líneas de negocios: SAP, Java y .Net. 

“Los servicios que se prestan en forma remota son los que están orientados a la definición de arquitectura, diseño, desarrollo y software factory, mientras que el análisis funcional se realiza ‘on site’”, expresa Mario Rouede, Managing Director de Neoris Argentina, que en 2004 comenzó a desarrollar con mayor vigor su negocio de outsourcing y a nivel global factura U$S 300 millones y tiene oficinas en veinte países.  

El ejecutivo admite que “estamos viendo un franco crecimiento en el mercado”. A partir de la crisis de finales de 2008, el primer semestre del año pasado “se planteó con mucha incertidumbre, pero a partir de la segunda mitad del año vimos mucha más actividad en los clientes, que se está materializando hoy. La exportación de servicios crece de la mano de la demanda de Estados Unidos”, completa el directivo. 

Rouede comenta que la operación local de Neoris “ha desarrollado valor agregado en soluciones para el mercado de agro, BPM para la industria bancaria y mantenimiento en forma remota de SAP”. 
 Recién llegados  Más recientes son las operaciones de Velocity Partners —de-sarrolladora de software estadounidense, que tiene operaciones “near shore” en la Argentina y Uruguay—, que a mediados del año pasado abrió su primer centro de operaciones en Rosario, donde hoy emplea a 20 personas. La firma —se especializa en Java, .Net y PhP y metodologías ágiles, para sus clientes de Estados Unidos y Canadá— estima tener 80 empleados en Rosario en los próximos dos años. 

“En los últimos años desarrollamos aplicaciones a través de partners, pero como el modelo funcionó decidimos establecer una oficina propia, lo que nos permitirá crecer y ser más rentables”, expresa Cristian Gohlke, gerente de Velocity Partners, que tiene como clientes a Microsoft y Viacom, entre otros. 

“Una de las mayores ventajas de la Argentina, además de la calificación de los recursos humanos y el manejo del idioma, es el huso horario, que está bastante solapado con Estados Unidos, dependiendo que sea costa este u oeste; pero siempre hay un momento para hablar por teléfono u organizar una videoconferencia con el cliente para resolver algún tema rápidamente”, agrega.

“Esto, a diferencia de Asia, donde por la diferencia horaria los tiempos de respuesta son mucho mayores. Por lo tanto, aunque somos un poco más caros que Asia, India o China, la productividad total es mayor”, concluye. 

También el año pasado, más precisamente en diciembre, abrió sus operaciones “near shore” la proveedora de tecnología brasileña Stefanini IT Solutions, que tiene presencia en la Argentina desde 1996 como integrador en el mercado local. “En la operación de soporte ‘near shore’ empleamos a 100 personas que atienden a Uruguay, Perú, Paraguay, Chile, Estados Unidos, Nigeria, Colombia y Venezuela. Los principales servicios que provee son Soporte de SAP y Lotus Notes, entre otras”, señala Carlos Xavier, responsable de las operaciones de la compañía en América del Sur, que estima crecer un 30 por ciento en personal para el resto del año.  

“Stefanini estableció su comando de América del Sur en la Argentina por ser hoy un gran centro de demanda de profesionales capacitados, con un huso horario similar a los grandes centros de América latina y por la facilidad del idioma, costos laborales accesibles y gran cantidad de polos de formación profesional que aportan a nuestro mercado profesionales calificados”, prosigue el ejecutivo de la empresa que factura cerca de U$S 400 millones y tiene 9.000 empleados. 

Según el ejecutivo, “la inversión hecha en la sucursal de la Argentina durante el primer trimestre de 2010 supera el U$S 1,5 millón, e incluye la instalación de sus nuevas oficinas administrativas y el centro de atención mundial que atiende en la modalidad de 7 x 24 con equipos de contingencia de energía y comunicación, altos niveles de seguridad, ambientación y confort”.  

Carrera de obstáculos 
La disponibilidad de recursos humanos y la creciente inflación son dos obstáculos que se interponen en el desarrollo de la industria local “near shore”. El mayor costo de vida de Buenos Aires está motivando un desplazamiento de las empresas a regiones como Córdoba y Rosario, “donde hay polos tecnológicos y estudiantes y profesionales calificados en informática”, enfatiza Serra, de KPMG. 

De hecho, Velocity Partners abrió su centro de desarrollo en la ciudad de Rosario, porque allí “la infraestructura, los servicios y los alquileres son menos costosos que en Buenos Aires”, expresa Cristian Gohlke, gerente local de la empresa. Para Carlos Xavier, de la brasileña Stefanini, “las principales dificultades que podríamos mencionar es que la gran concentración de demanda en Buenos Aires, en contraste con el costo de vida local, implica que a los profesionales del interior se les dificulte migrar a esta metrópolis”.

Una variable a tener en cuenta, según el ejecutivo de Cognizant, es “la creciente inflación que, con un dólar estable y sueldos elevados, puede hacer perder competitividad”. La solución a este problema, según Argüello, podría residir en “compensar con algunas exenciones de impuestos para que siga creciendo la industria. Pero también debemos mejorar nuestros procesos para ser más productivos y competitivos”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar