Imágenes digitales que dan un paso adelante

Train Solutions surgió en los noventa con el negocio de la digitalización. Tras incorporar nuevos modelos de comercialización, factura $ 4 millones. 16 de Enero 2012
Imágenes digitales que dan un paso adelante
Con sus antecedentes tecnológicos, Daniel Zecler no podía quedarse quieto. Corría 1994 y el mundo comenzaba a conocer la era multimedia y el incipiente crecimiento de Internet. Aprovechó el momento, estudió el panorama y se decidió por apostar a un nicho de negocio específico, nada que colisionara directamente con las grandes empresas de tecnología. “La digitalización era una quimera”, recuerda, quien años antes se había desarrollado como gerente de Sistemas del Automóvil Club Argentino (ACA), como director de Informática de Vialidad Nacional y de la Obra Social de Empleados de Comercio (OSECAC). 

No estaban los escáneres de ahora ni la oferta de software para compresión de imágenes. “No se hablaba en terabytes, sino en gigabytes y cuando eran volúmenes muy grandes”, reconoce. 

Con un socio —del que se separaría en 2004—, juntaron U$S 200.000, los invirtieron en equipos (principalmente escáneres) y oficinas, y lanzaron la empresa. “Me interesó el desafío tecnológico”, afirma el emprendedor, que hoy maneja Train Solutions junto con su hijo Esteban (licenciado en Administración y ex desarrollador de sitios web).  Al poco tiempo de empezar, surgió una oportunidad inmejorable: la posibilidad de digitalizar un gran archivo de una gran empresa. La Caja de Ahorro y Seguro fue su primer cliente y quien posibilitó la evolución como empresa. “Después de La Caja, vinieron otras compañías de seguros y bancos. Nunca tuvimos la necesidad de tener vendedores en la calle”, aclara Daniel Zecler. 

Con ese cliente, con el que siguen hasta hoy, ya tienen digitalizadas más de 30 millones de imágenes, con un promedio de 300.000 documentos por mes. De esa cantidad, unas 10.000 se realizan internamente (en las sucursales de La Caja). El objetivo pasa por evitar el papelerío y, sobre todo para las empresas que viven del pago de facturas y remitos, la ventaja consiste en evitar las pérdidas del original y de tiempo, tanto para ellos como para sus proveedores (al digitalizar los documentos, el sistema reconoce cada recibo y se puede acceder al instante). 

En la era de la nube
La empresa hoy cuenta con dos unidades de negocio: el servicio de digitalización de documentos (reciben la documentación y la digitalizan en sus oficinas como un servicio de outsourcing para las empresas) y el desarrollo de software. “Nos contratan el servicio y pueden consultar sus imágenes de manera ágil apenas se las digitaliza”, explica Esteban Zecler, director de la empresa que en 2010 facturó $ 4 millones y cuyo software —llamado TSDocs— es una plataforma desarrollada internamente. 

De la entrega en CD, la firma migró al Software as a Service (SaaS), justamente con el sistema TSDocs, en el cual el cliente paga sólo el abono mensual, que arranca desde $ 1.500. “Las ventajas de la digitalización se están masificando. Antes, a una empresa mediana le resultaba muy difícil acceder económicamente a estas soluciones. Hoy no tiene que instalar nada, sólo paga un abono mensual y pueden digitalizar ellos mismos sus propios documentos”, aclara el fundador de la empresa. Bajo esta modalidad, cada cliente recibe un escáner (a través de una alianza estratégica con Kodak) y lo implementa en el transcurso de una semana. “Esto surgió porque antes nos llamaban empresas que sólo tenían que digitalizar 3.000 hojas por mes o menos. Y quizás requerían que se hicieran en sus propias oficinas, lo que no era negocio para nosotros por la necesidad de llevar los equipos”, recuerda Esteban. Hoy el mínimo para la digitalización como outsourcing es de 5.000 hojas por mes. 

“Las empresas lo empiezan a ver como un diferencial a la hora de la atención al público y de cuidar al cliente, porque afecta la calidad de servicio que se da”, afirman los empresarios. De hecho, entre un 60 y 70 por ciento de sus clientes de outsourcing ya están migrando a TSDocs y comenzaron a adquirir equipos para sus propias oficinas.  Pero, más allá de la facilidad de la aplicación, el ahorro pasa por otro lado. “Cuestiones de horas/hombre, sobre todo las relacionadas con trabajos en archivo, espacio físico para disponer del original, el menor gasto de papel y el evitar las inquietudes sobre sus pérdidas, aseguran un retorno rápido”, destaca Esteban Zecler.  

Los próximos pasos
El software de Train Solutions incluye un workflow que sigue automáticamente el flujo de aprobación de documentos y elimina el traslado de papel. Con cerca de un millón de imágenes digitalizadas por mes, para este año esperan tener un crecimiento de entre 30 y 40 por ciento. Actualmente, la firma tiene 32 empleados y entre 15 y 20 clientes.

“Hoy en día, prima la inmediatez y la digitalización se acerca cada vez más al momento en donde las cosas ocurren. Va a llegar el día en que no haya proyectos masivos, porque no se van a almacenar documentos para digitalizar y por eso estamos dando un paso adelante”, sostiene Daniel, que suma esta tendencia a la firma digital, que permite reconocer un documento digital como original. 

Si bien la idea primaria es consolidarse en el mercado local como una empresa proveedora de soluciones de digitalización con un esquema integral y llegar a las distintas provincias (en Córdoba ya tienen como cliente de TSDocs a una tarjeta de crédito), el objetivo final es internacionalizarse. “Hoy lo que es el software como servicio está barriendo las barreras, tanto de entrada de las empresas como de los lugares adonde se puede llegar”, destaca Esteban Zecler. Y pone el ejemplo de una multinacional argentina que posee plantas de producción en toda América latina y tiene como objetivo digitalizar su documentación legal y técnica para evitar algunos viajes de los ejecutivos para este fin.   Según el emprendedor y fundador de la empresa “siempre nos manejamos con pocos clientes, pero lo importante es que hoy estamos apostando a un público más masivo. La idea es volcar toda la tecnología posible a las medianas empresas, sin que para ellas signifique un gasto”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar