Google y la energía: después de la nube va por el viento

La compañía de de Internet acordó la compra de un 37,5 por ciento de las acciones de un proyecto eólico, que se extenderá a lo largo de la costa atlántica de Estados Unidos (EE.UU.). El costo sería de US$ 5.000 millones.. Así lo indica, en el blog oficial de la compañía, su director de operaciones comerciales “verdes”, Rick Needham. 12 de Octubre 2010
Google y la energía: después de la nube va por el viento

El ejecutivo definió la inversión como "un buen negocio que es bueno para el medio ambiente al mismo tiempo” y dijo que esperan una "retribución financiera sólida". El costo total del proyecto, que comenzará en 2016 y tendrá un primer estudio de viabilidad en 2013, será de US$ 5.000 millones, pero aún se desconoce la proporción que asumirá la compañía de Mountain View. Para la primera fase, que costará US$ 1.800 millones, Google aportará un desembolso inicial de 200 millones, según The New York Times, que cita a la compañía líder en el proyecto Trans-Elect Development.

La ambiciosa red, llamada Conexión Eólica del Atlántico (AWC, por su sigla en inglés), se extenderá a lo largo de 350 millas (563 kilómetros) de costa, entre los estados de Nueva Jersey y Virginia, y será capaz de conectar turbinas que produzcan hasta 6.000 megavatios de potencia. “Eso equivale al 60 por ciento de la energía eólica que se instaló en todo el país el año pasado, y es suficiente para abastecer a alrededor de 1,9 millones de hogares”, aseguró Needham. La idea es aprovechar los potentes vientos de la zona a través de torres camufladas que puedan ser “tan potentes como cinco reactores nucleares” y que se nutran de zanjas poco profundas en el fondo marino de las aguas federales, a unos 30 kilómetros de la costa. Needham señaló que la inversión es “una oportunidad para hacer despegar esta industria”, en Estados Unidos, que ha avanzado en los últimos años a remolque de la china, y para “dotar a los estados del Atlántico con una vía para cumplir sus objetivos en energías renovables”.

Google, que ya ha invertido en otras ocasiones en proyectos para abaratar la producción energía eólica, solar-termal y geotérmica, parte con un 37,5 de las acciones del proyecto, la misma proporción que Good Energies, una compañía especializada en renovables. Sin embargo, es probable que su participación se reduzca a medida que se incorporen nuevos inversores, según The New York Times. La compañía japonesa Marubeni Corporation, con un 10 por ciento de las acciones en su poder, también será un importante inversor en el proyecto, cuya primera fase no estará terminada hasta 2021.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar