*

Google enfrenta a China y Estados Unidos

El gigante asiático advierte que la disputa por Internet puede dañar las relaciones con el país liderado por Barack Obama. Pekín afirmó que ambas partes deberían "gestionar de forma apropiada divisiones y temas sensibles" . 22 de Enero 2010
Google enfrenta a China y Estados Unidos
El universo web está perdiendo su inocencia. Más allá de la tan disputada “guerra cibernética”, el conflicto entre Google y el Gobierno chino está convirtiendo a la red de redes en una zona de influencia en el juego de poder internacional Tras la crítica pronunciada por la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, contra la censura de Internet, el viernes, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Ma Zhaoxu, señaló que las críticas de Estados Unidos podrían perjudicar las relaciones entre los dos países, la mayor y la tercera economía del mundo. El conflicto estalló de que Google advirtiera la semana pasada que podría retirarse de China por actos de ’hackers’ y restricciones. “Estados Unidos ha criticado las políticas de China para administrar Internet e insinuó que China restringe la libertad de internet”, dijo Ma, en un comunicado difundido en la web del ministerio (www.mfa.gov.cn). Para aliviar el impacto,  el funcionario también indicó que su Gobierno no quería que la disputa interfiriera en la cooperación con la Administración de Obama, que ha buscado el respaldo de Pekín en políticas económicas y crisis diplomáticas, como en Irán y Corea del Norte. Ma dijo que ambas partes deberían ‘gestionar de forma apropiada divisiones y temas sensibles, protegiendo el sano y estable desarrollo de las relaciones entre China y Estados Unidos‘.

China reúne a la mayor comunidad de usuarios del mundo, 384 millones, además 3,68 millones de sitios web y 180 millones de blogs, lo que prueba, según Ma, el desarrollo de este sector en su país, el más poblado del globo. Sin embargo, el portavoz reconoció que China tiene sus ‘propias circunstancias nacionales y tradiciones culturales‘, lo que, según grupos de libertad de prensa como Reporteros Sin Fronteras (RSF) o Human Rights Watch (HRW), convierte la censura china en la más sofisticada del planeta.

El régimen chino censura contenidos pornográficos o políticamente subversivos, como la corrupción, la represión étnica en Tíbet y Xinjiang, o la matanza de estudiantes de Tiananmen de 1989, pero también blogs, chats y redes sociales en las que la población airea corruptelas o conflictos, como Twitter, Facebook o Youtube.

Según Clinton, “ninguna compañía debería aceptar la censura en ningún lugar. Y las estadounidenses tienen que tomar una postura de principios. Tiene que ser parte de nuestra marca nacional”. La secretaria de Estado, que desde asumió su cargo ha recibido críticas por haber dejado de lado los derechos humanos en favor de mejorar la relación económica con China en plena crisis, pidió ayer “una investigación sobre las ’ciberintrusiones‘ sufridas por Google”. Entre las víctimas de estos ataques se cuentan los correos electrónicos de activistas como el abogado Teng Biao, o del artista Ai Weiwei, así como corresponsales extranjeros y empresarios de por lo menos 34 compañías, cuyos correos estaban siendo reenviados a direcciones desconocidas.

Clinton pidió que China hiciera públicos los resultados de esa investigación y acusó a Pekín de “restringir el libre acceso a la información o violar los derechos básicos de los usuarios de Internet”, junto con estados tan diversos como Arabia Saudí, Egipto, Túnez, Vietnam y Uzbekistán.

Funcionarios del departamento de Estado de EEUU mantuvieron hoy videoconferencias más de 300 bloggers chinos para hablar sobre el discurso de Clinton, entre ellos con Ai Weiwei, que hoy explica en su Twitter que esto “demuestra que el asunto de Google es delicado‘, y que ‘la defensa de la libertad de internet no va contra China”.  Sin embargo, la propaganda oficial respondió hoy al discurso con titulares como los del diario Global Times, que rezaba: “China rechaza ser la víctima del imperialismo informativo”.

La respuesta de Google
Después de desembarcar en China hace una década y de iniciar su versión local en 2005 tras aceptar las condiciones de censura de Pekín -como hicieran Yahoo o Microsoft-, Google amenazó la semana pasada con cerrar sus operaciones en China si ésta no permitía la libertad de expresión. No obstante, el director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, señaló ayer que está buscando la forma de quedarse en China evitando la censura, un objetivo que los analistas tildan de ilusorio.

El diario South China Morning Post señala en un análisis que la reacción de Google no tiene que ver con la libertad, sino con ‘la fantasía occidental de ganar dinero en China al mismo tiempo que la democratizan‘, cuando en realidad su cuota de mercado es del 30 por ciento frente al 60 del buscador local Baidu.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar