*

Google ante la muralla china

La empresa podría buscar otras formas de comercializar otros productos en el país aunque abandone su negocio de búsquedas en China. La incógnita surge a raíz de la arriesgada pulseada que mantiene con el gobierno chino. Un análisis. 14 de Enero 2010
Google ante la muralla china
Google no necesita del negocio de buscadores para ganar en China. Sin embargo, sin las búsquedas, el gigante tecnológico tendría problemas para hacerse con un hueco en el mayor mercado de Internet del mundo por usuarios, según los analistas. La empresa había informado el martes que ya no está dispuesta a censurar sus resultados de búsquedas en China a través de su página, Google.cn, lo que la enfrenta directamente con el Gobierno local, que ya ha prohibido a Twitter, a Facebook y a YouTube. La noticia generó un sin fin de rumores sobre la utilidad de la operación para la compañía que busca aprovechar el masivo mercado que representa el país.

China, que valora la estabilidad y el control político, ha defendido su uso de la censura en la Web, y es improbable que ceda a las peticiones de Google de permitir un buscador sin censura en sus fronteras, apuntan los analistas. “Creemos que el gobierno chino y Google no podrán (alcanzar) fácilmente un compromiso”, comentó el analista de UBS Wang Jinjin en una nota de investigación. Ahora, Google ofrece Google Maps, Gmail y descargas gratis de música a sus usuarios chinos, y todos esos servicios podrían verse en peligro si la empresa abandona el país.

El área de negocio más prometedor para la compañía, al margen de las búsquedas, según los analistas, es su plataforma Android, el sistema operativo móvil de código abierto ya adoptado por el iPhone de China Mobile y el Mini 3 de Dell, que se lanzó a finales del 2009.

Otros puntos en contra
Sin embargo, incluso ese producto podría tropezar si la empresa deja de ofrecer sus servicios más populares. “Android (...) tiene potencial, pero si ofrece cualquiera de los servicios de Google, como Gmail o las búsquedas, entonces puede tener un problema una vez se vaya Google”, apuntó el analista de iResearch Hao Jun Bo.

Otros productos podrían tener aún menos posibilidades en el controlado mercado online del país, como Voice y Google Books, una biblioteca digital que permite hacer búsquedas sobre millones de libros escaneados. Google Voice, un servicio que permite a los usuarios hacer llamadas a través de Internet, podría encontrar problemas similares a los que ha sufrido la firma Skype, que ofrece un servicio parecido. El Gobierno bloquea con frecuencia la versión gratis de esta herramienta y monitorea una versión especial del servicios.

Google Books se enfrenta a otras dificultades, como los desafíos legales. En octubre, un grupo de autores chinos acusó a Google de infringir sus derechos de autor al escanear sus libros en la biblioteca Google Books. La empresa de Mountainview  emitió después una disculpa por la falta de comunicación.
En un mercado de 360 millones de usuarios, Google compite con Baidu, una enciclopedia colaborativa de origen chino. La empresa, que ha luchado con las compañías de comunicación para que abran el mercado de la telefonía inalámbrica y finalmente optó por asociarse con algunas firmas en lugar de ir en solitario, es de tendencia pragmática. Esto deja abierta la posibilidad de que Google y Pekín pudieran llegar a un acuerdo que implique censura, pero no por Google misma. En este escenario, el Gobierno censuraría a través de su propio cortafuegos, pero Google no censuraría directamente los resultados en Google.cn, dijo el profesor Haim Mendelson, de la Universidad de Stanford. Aunque Mendelson dijo que creía que era más probable que Google abandonara China, dijo que un compromiso le daría a ambas partes algo que quieren.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar