Gerson Rolim, de Mercosur Digital: "Teníamos necesidad de una socio"

Un proyecto financiado por la Unión Europea busca fomentar el e-commerce a partir de la coordinación de políticas para disminuir asimetrías entre los países del bloque. Gerson Rolim, coordinador Nacional de Comercio Electrónico del Proyecto Mercosur Digital 29 de Noviembre 2010
Gerson Rolim, de Mercosur Digital: "Teníamos necesidad de una socio"

De visita en la Argentina con motivo del seminario “Oportunidades de Comercio Electrónico para Pymes”, Gerson Rolim hizo gala de su portuñol en su doble rol de director Ejecutivo de la Cámara Brasileña de Comercio Electrónico (cámara-e.net) y de coordinador Nacional de Comercio Electrónico del Proyecto Mercosur Digital, una iniciativa financiada en su mayor parte por la Unión Europea (UE), pensada para que el bloque formado por la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay unifique políticas y estándares que le permitan actuar como tal en el ámbito del comercio electrónico. Aspectos como firma digital, factura electrónica y protección de datos personales son algunos de los ejes de esta iniciativa. Rolim, que es también uno de los socios de Enterplay, un portal de películas online que ya tiene 600 suscriptores, anunció el inicio de un programa piloto de comercio electrónico con Pymes de la Argentina y Brasil y en esta entrevista habló de algunas de las diferencias entre ambos países a la hora de hacer transacciones en la Web. 

¿Cómo funciona Mercosur Digital?
Este proyecto busca disminuir las asimetrías que existen entre los distintos países que componen el Mercosur. Es un proyecto a 36 meses que implica una inversión de ? 7 millones y que tiene contraparte de inversión en cada país, para completar una cifra de casi ? 10 millones. Tenemos ocho coordinadores nacionales, cuatro para e-commerce y cuatro para lo que hemos denominado “Escuela Virtual”. 

¿En qué se invierte ese dinero?
En el desarrollo de la firma digital, por ejemplo, porque los avances de cada país y la coordinación entre los miembros del bloque permitirán acrecentar el comercio electrónico, ya que dan un marco de validez jurídica. Desde 2006 tenemos dos normativas en Mercosur que soportan la firma digital a nivel bloque, con un reconocimiento mutuo de firma digital entre los países. Pero sólo tenemos la ley. Falta llevarla a la acción, implementar los aspectos técnicos, que es en lo que estamos trabajando. Eso va a permitir, por ejemplo, que se pueda firmar un contrato digital entre una empresa brasileña y una argentina, cerrar una transacción con un tipo de cambio sólo a través de Internet. Esto es sólo el comienzo de lo que se puede hacer. 

¿Por qué le interesa a la UE el comercio electrónico en el Mercosur?
La UE quiere ampliar su influencia en la región. Pero, más allá de la inversión, la necesidad que teníamos a nivel Mercosur era la de un socio del que pudiéramos tomar buenas prácticas, y ellos hace rato que vienen trabajando en este tipo de cosas. La UE mira la posibilidad de hacer más negocios con las empresas del Mercosur, de hacer crecer el comercio electrónico con América latina. Y, obviamente, esto también les permite traer sus consultores para integrarse al proyecto de Mercosur Digital. 

¿Cómo evalúa la situación actual del comercio electrónico en América latina?
Si hablamos de facturación y de volúmenes, las diferencias son muy grandes. Es una región muy heterogénea. Por caso, Brasil es el 50 por ciento de la facturación regional en e-commerce. Le sigue México, con un 25 por ciento, y después viene el resto. En el ranking, la Argentina y Chile son un 5 por ciento. Esa asimetría tiene un impacto, porque no todos hablan desde el mismo lugar. 

¿Cómo ha sido el ritmo de crecimiento del e-commerce en Brasil?
En Brasil está creciendo sin pausa. Nosotros ubicamos el inicio del comercio electrónico en Brasil en 1998, que fue el año en que entraron al negocio los grandes retailers. Los primeros años crecimos a tasas del 45 por ciento y durante los últimos dos a un 30 por ciento. En 2009 cerramos el año con una facturación de BtoC de U$S 5.000 millones. En la Argentina el comercio electrónico se concentra en muy pocos sitios que son usados por muchas Pymes como canal de ventas exclusivo en Internet, sin el desarrollo de una estrategia propia. Y las grandes cadenas de retail no han tenido una actitud proactiva en cuanto a estimular las ventas por la Web.

¿Estos dos factores pueden ser una traba al desarrollo del e-commerce?
También nos pasó al principio que las Pymes no se animaban, pero hoy maduró un poco más el escenario y la mayoría tiene una estrategia multicanal, es decir, tienen su sitio y también venden en otros sitios más grandes. En la Argentina ocurrirá lo mismo, es sólo cuestión de tiempo. En lo que hace a los retailers, para nosotros fue clave que hace diez años algunas cadenas fueran a pérdida al principio, por unos dos años, hasta que el negocio creció y las tiendas digitales se volvieron un éxito. Así que les decimos gracias a ellos. Yo no sé por qué no ha pasado lo mismo en la Argentina. Una de las diferencias entre el comercio electrónico brasileño y el argentino tiene que ver con la confianza del consumidor. En la Argentina veo mucho pago contra entrega, mientras que en Brasil el 80 por ciento de las ventas online son con tarjeta de crédito. Supongo que hay que trabajar más en la confianza del consumidor, para que él mismo le demande a los retailers la venta por Internet.

Se han difundido proyectos para implementar impuestos específicos al comercio electrónico. ¿Está de acuerdo?
En Brasil no existe hoy una política específica para sumarle impuestos al comercio electrónico y estoy de acuerdo con que así sea. Al final del día es un comercio como cualquier otro. En mi caso, no existe un Gerson virtual y otro real. Yo vendo mi coche a través del periódico y también así puedo no declarar impuestos. Quizás Internet favorece los controles por parte de las agencias impositivas, pero no veo que presente diferencias con respecto al comercio tradicional como para que deba recibir nuevos impuestos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar