Financiación: la línea pública

Organismos nacionales, provinciales y municipales subsidian y financian emprendimientos tecnológicos. 28 de Octubre 2010
Financiación: la línea pública

En el mundo, la fuente de financiamiento más usada por las empresas de soluciones y servicios informáticos (SSI) es el mercado de capitales de riesgo. Como en la Argentina la plaza bursátil y su nivel de operaciones son pequeños, el financiamiento de la innovación se logra mayoritariamente a través de la reinversión de utilidades. “Mientras que el sector muestra una dinámica fuertemente superior a la media, también denota su debilidad, siendo que el 71 por ciento del total invertido es producto de la reinversión de utilidades. Si se suma la proporción aportada por los socios de las empresas, este porcentaje trepa al 80 por ciento. En la comparación general, las Pymes de SSI invierten una proporción mayor de las ventas que las Pymes industriales”, señala un informe de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI).

Pero, a pesar del complicado acceso a financiación, según Armando Bertranou, presidente de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica —dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva—, cada vez más el sector busca canales para su desarrollo. “La demanda por negocios tecnológicos está creciendo como la Argentina. El país crece al 7 u 8 por ciento y con el sector productivo pasa lo mismo”, sostiene el funcionario.

Para sortear las dificultades de acceso al capital, desarrollar una nueva empresa o fortalecer el crecimiento de un negocio establecido, en el ámbito público existen líneas de crédito y exenciones impositivas enfocadas a las empresas de IT. Aunque algunas tienen períodos de convocatoria, se puede conseguir información sobre los requisitos y beneficios durante todo el año. La Agencia tiene varios fondos para ayudar a las empresas tecnológicas. Entre ellas, se destaca el Fondo Tecnológico Argentino (Fontar), que incluye distintas líneas: -ANR (Aportes no reembolsables): destinados a Pymes con proyectos orientados a desarrollo de tecnología a escala piloto y prototipo, producción de conocimientos aplicables a una solución tecnológica, desarrollo innovador de nuevos procesos y productos a escala piloto o de prototipo y modificación de procesos productivos que impliquen esfuerzos de ingeniería. Otorga subsidios hasta el equivalente en pesos de U$S 200.000. En todos los programas del Fontar, la empresa debe hacerse cargo del 50 por ciento o más del costo total del proyecto.

-ANR I+D: las firmas que facturen hasta U$S 30 millones y requieran financiamiento para crear o fortalecer una unidad de investigación y desarrollo a través de la incorporación de investigadores y la adquisición de equipamiento pueden aplicar para esta ayuda. Los subsidios son de hasta el equivalente en pesos a U$S 200.000.

-ANR Consejerías tecnológicas: destinado a proyectos presentados por un grupo de al menos cinco empresas Pyme; ANR para patentes; Programa de Crédito Fiscal, que ofrece certificados para la cancelación del impuesto a las ganancias por hasta $ 2 millones para proyectos de I+D, modernización y consejerías tecnológicas, y créditos para la modernización tecnológica por hasta $ 600.000.

La Agencia también gestiona el Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (Fonsoft), que incluye:

-ANR: otorga subsidios de hasta $ 180.000 para proyectos de certificación de calidad, hasta $ 300.000 para desarrollo de nuevos productos y procesos y de hasta $ 600.000 para investigación y desarrollo de productos y procesos en el sector del software y los servicios informáticos.

-Emprendedores: el objetivo es fomentar el espíritu emprendedor dentro del sector del software y servicios informáticos y colaborar con la constitución de nuevas empresas y la consolidación de las ya existentes. Se brinda hasta $ 150.000 a personas físicas y empresas unipersonales o sociedades que no tengan más de 24 meses de antigüedad desde su constitución. 

El Ministerio de Producción de la Provincia de Buenos Aires tiene varias líneas, entre ellas, el Régimen de Promoción de la industria del Software, que brinda exenciones durante 10 años en Ingresos Brutos, impuesto inmobiliario e impuesto a los sellos. El porcentaje de la facturación exenta es del 100 por ciento si el software representa más del 80 por ciento de la facturación de la empresa y del 70 por ciento si representa entre el 50 y el 80 por ciento de las ventas. 

La Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) del Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires cuenta con el Programa de Crédito Fiscal, que entrega un bono para cancelar el impuesto a los Ingresos Brutos de hasta $ 100.000 y hasta el 50 por ciento del valor del proyecto. También dispone del Proyecto de Modernización Tecnológica (PMT), que subsidia hasta el 40 por ciento de proyectos que no superen los $ 30.000.

En Mendoza, la subsecretaría de Promoción Industrial, Tecnológica y de Servicios del Ministerio de Producción, Tecnología e Innovación ofrece varios tipos de asistencias. Entre ellos, se destaca el Programa Atracción de Inversiones con alto grado de desarrollo tecnológico y de investigación y desarrollo, que consiste en la exención del pago del impuesto sobre los Ingresos Brutos, Sellos e Inmobiliario por los inmuebles afectados a la actividad por un período de 10 años. La ayuda está destinada a empresas de call center, web hosting y aquellas que incurran en actividades de desarrollo e implementación de software.  El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, desde el área de Desarrollo Económico, ofrece: -Bonificación de tasa: para empresas que necesiten hasta $ 600.000 con plazos de hasta 36 meses, a través del Banco Ciudad. El destino de los fondos debe ser específicamente para equipos electrónicos de producción, servicios de desarrollo de software, hardware nuevo, bienes de capital nuevos o tecnologías de procesos.

 -Financiamiento TIC: existen cuatro líneas exclusivas para empresas radicadas en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios. La primera se destina a proyectos de inversión —compra de inmuebles, obras civiles, construcción, reciclado y acondicionamiento de edificios—. La segunda es para proyectos de mudanzas, compra de equipamiento e instalaciones. También se otorga financiamiento para capital de trabajo y préstamos a tasa del 15 por ciento.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar