Ernesto Van Peborgh: "Por primera vez podemos captar el conocimiento"

El pensador TIC, consultor de medios y inversor de capital de riesgo comenta por qué Internet y la tecnología pueden llevar a la humanidad a un cambio evolutivo. Las claves de su presentación en el marco de TEDx Buenos Aires. 08 de Abril 2011
Ernesto Van Peborgh: "Por primera vez podemos captar el conocimiento"

Conocido tanto por su actividad en el mundo de fondos de inversión y de capital de riesgo así como por su más reciente actividad de consultor de medios y medios, Ernesto Van Peborgh suena hoy como un profeta al afirmar que el mundo tiene todas las chances de entrar en una fase de desarrollo más humano gracias a la tecnología. Queda por verse si correrá la suerte de la mayoría de su especie o si, al contrario, logra  ver sus teorías hechas realidad. No obstante, un primer paso, en esa dirección lo dará en el marco de la conferencia de TEDx Buenos Aires 2011, donde será uno de los oradores de esta segunda edición del encuentro con origen en los Estados Unidos. En diálogo con Infotechnology.com, Peborgh anticipó qué es lo que ve venir.

¿Por qué Internet está achicando el mundo?
Lo que es correcto es que Internet está achicando la distancia entre las mentes de las personas y abriendo nuestra consciencia. Y estamos formando a cada vez más parte de la aleda global que ya había anunciado McLuhan.

Esa ampliación de consciencia, ¿en dónde se refleja?
Un ejemplo es lo que está pasando en Medio Oriente, donde se generó un movimiento de 100 millones de jóvenes que por Internet y las redes sociales que eso generó lograron ver el mundo de otra manera y crear un movimiento.

¿Qué valor le da a las redes sociales más allá de ello?
Creo que las redes sociales, como en el caso de Arabia, son un espacio inspirador. No obstante aún están en un estado muy precario. No nos olvidemos que son creaciones de apenas siete a cinco años, son extremadamente nuevos. Todavía no aprendimos a usarlos.

¿Hacia donde espera que ese movimiento evolucione entonces?
Saber dónde estarán en unos años, con el poder acelerador que tiene ese medio, es difícil sino imposible. Sólo tengo la experiencia de mi propio pasado. En 2004, salí del área financiera y me dedique a hacer una película sobre Germán Sopeña, Agustin Rocca y José Luís Fonrouge, tres próceres modernos. Queríamos pero no podíamos subir la película a Internet, era imposible hacer un streaming de un video en Internet. Un día me comentó un amigo que había un proyecto que está apareciendo en Estados Unidos y que se llama ‘YouTube’. Esos permiten tener 10 minutos de video online. Hoy, siete años después se ven por día 2.000 millones de videos por YouTube. Otro ejemplo: Groupon era una empresa que no tenía un modelo de negocios, era una empresa que no sabía qué iba a hacer. Ahora está generando un  valor de US$ 2.000 millones por mes. En enero 2011, Google le ofreció US$ 6.000 millones y la misma Groupon está ahora pensando en hacer una oferta pública de acciones por US$ 25.000 millones. Entonces, el ciclo de aprendizaje en este medio es tan veloz que no sé cómo vamos a estar en cinco años. Pero sí creo que vamos a estar mucho mejor.

¿Por qué?
La comunidad científica hoy está de acuerdo en que nosotros como especie, en los próximos 100 años podemos desaparecer. Sin embargo, tener la oportunidad de estar en red, nos permite tener el espacio para crear una conciencia superadora para darnos cuenta de que estamos justamente al límite de la sobrevivencia como especie. El día que finalmente nos demos cuenta de eso, el desarrollo sustentable es un hecho porque el gran problema que tiene el desarrollo sustentable hoy es la negación por parte de la especie humano de hacer algo para cambiarlo.  Ahora, la gran pregunta es si logramos utilizar esa herramienta y darnos cuenta de eso. Yo creo que sí por más que haya ciertas cosas que ya son irreversibles. Creo que como especie vamos a pegar un saldo muy alto a nivel de consciencia y de comportamiento.

¿Cómo influirán los medios 2.0 en eso?
En los últimos cinco años vimos en el mundo virtual una serie de nuevos modelos que fueron apareciendo: Google, Facebook, YouTube, entre otros. Lo que va a pasar en los próximos años es  que esos modelos que inventamos en el mundo virtual lo vamos a llevar al mundo real. Habrá un salto en innovación y de consciencia tremendo. ¿Con qué resultado? El desarrollo sustentable. O sea, vamos a dejar atrás el uso de combustibles fósiles, vamos a consumir de forma mucho más responsable, vamos reciclar y recuperar mucho más las cosas que utilizamos. Y los medios de comunicación son justamente la herramienta que permitirán inventar esas nuevas tecnologías en base a la cultura colaborativa del mundo 2.0.

¿Cómo, por ejemplo?
Cuando Starbucks abrió el foro para pedirle a sus clientes que le sugieran ideas para mejorar su servicio, los clientes dejaron 50.000 ideas. En Dell, fueron 64.000 ideas. O sea, por primera vez en la historia de la humanidad existe así hoy la posibilidad de captar el conocimiento de millones de individuos y centralizarlo en un punto o foco.

En la Argentina, ¿dónde se ven muestras de esa gestión de conocimiento?
Veo un argentino muy innovador y muy capaz, pero al que el día a día lo frena, le resta creatividad de forma tremenda. El ejemplo contrario es Brasil, que hoy ya está en la vanguardia de América en cuanto al trabajo en red y la gestión de conocimiento en las empresas por una cuestión de volumen y de largo plazo: el brasileño es una persona que piensa en el largo plazo, el día a día lo toma como tal, pero su visión y su perspectiva está en literalmente conquistar el mundo. Eso le permite pensar y tomar decisiones que van de acá a 10 años. La empresa brasileña está enfocada del hoy a 20 años.

En el caso argentino entonces, ¿cómo podemos aprovechar nuestra creatividad si estamos pensando constantemente en el día a día?
Justamente ahí entra el efecto contagio que genera y permite el modelo colaborativo. En la Argentina hay 13 millones de personas en Facebook. El argentino es un gran twittero, adopta muy rápido estas herramientas. Todavía las usa para temas de farándula y de entretenimiento, pero cuando empiece a utilizarlas para temas de comunicación, de trabajo y generar el hábitat para trabajar y crear, ahí vamos a pegar el salto. Lo que pasa es que hoy conviven dos generaciones en las empresas argentinos: el joven que juega y utiliza y aprende a utilizar estas herramientas y el mayor a 45 años que no le interesa todavía el qué puede hacer con estas herramientas. Pero, también ahí ya se ven los primero cambios de paradigmas.


 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar