"El teléfono hará cada vez más cosas por nosotros"

Bill Davidson, VP Senior de Marketing Global y Relaciones con Inversores de Qualcomm , asegura que la barrera entre las computadoras y los celulares es cada vez más estrecha. 19 de Enero 2012
"El teléfono hará cada vez más cosas por nosotros"

Resulta difícil rastrear en el tiempo el momento exacto en que los límites entre la industria de la telefonía móvil y la industria de la computación comenzaron a borrarse. Hoy, teléfonos y otros dispositivos como las tabletas resisten las clasificaciones, y este nuevo ordenamiento lleva a que una empresa de la industria móvil como Qualcomm sea percibida como competidor de un gigante de la computación como Intel. Fundada en 1985 en San Diego (California, Estados Unidos), Qualcomm emplea hoy a unos 17.500 trabajadores en todo el mundo y alcanzó una posición de liderazgo en fabricación de chipsets para móviles, licenciamiento de patentes e investigación y desarrollo. Sus 13.000 patentes de tecnologías inalámbricas registradas en Estados Unidos —empleadas por unos 180 fabricantes a nivel mundial— y su facturación, que en 2010 bordeó los U$S 11.000 millones, llevaron a la consultora Strategy Analytics a afirmar en 2009 que casi todos los principales fabricantes de equipos móviles son clientes de la firma. 

Bill Davidson, vicepresidente senior de Marketing Global y Relaciones con Inversores de Qualcomm, cuenta cómo viven en la empresa la desaparición de las fronteras con el mundo de las computadoras: “La industria móvil está viendo batallas que ocurrían en la computación hace cinco o seis años, gente hablando de gigahertz y ‘cores’ (núcleos) en los negocios. Pero la brecha entre estos dispositivos y las computadoras se está acortando —argumenta el ejecutivo—. Las diferencias en términos de capacidad de procesamiento se superarán en poco tiempo. Probablemente sea el almacenamiento la gran diferencia entre estos dispositivos. En el mundo móvil hay que lograr un balance entre todas las cosas que los usuarios quieren hacer con la posibilidad de hacer llamados telefónicos cuando lo necesiten; así que hay que tener en cuenta la duración de la batería y hacer todo para preservar la capacidad de hacer un llamado. Mientras que, desde la computación, en los últimos 20 años se han enfocado en la capacidad de procesamiento sin tener en cuenta el consumo de energía. 

-Las tabletas son hoy las estrellas del mercado. ¿Qué dispositivos vendrán después? 
- Las tabletas están recibiendo mucha atención pero recién están comenzando a construir valor. Son dispositivos adicionales; quienes las compran todavía llevan su smartphone. A lo largo del tiempo, las tabletas comenzarán a quitarles espacio a las laptops, ya que cubren muy bien necesidades básicas de conectividad. La mayoría de las personas, probablemente un 80 por ciento, que se lleva su notebook cuando se va de su oficina, no necesita toda esa capacidad de cómputo. Es algo interesante lo que está sucediendo entre la industria de la computación, Internet y el sector de los móviles. Está la premisa, desde el lado de la computación, de que los móviles son los hijos pequeños. Pero nosotros estuvimos viviendo en un entorno muy limitado, tuvimos que ser muy eficientes en el consumo de energía. Las tabletas y las computadoras deberían trabajar en el futuro como lo hace un smartphone.

-¿Eso se relaciona con tecnologías que ustedes desarrollan, como Mirasol?
-Tiene que ver con la eficiencia en el consumo de energía. Hace 15 años el teléfono estaba siempre en el oído; hoy, está todo el tiempo frente a nuestros ojos. Si hoy usáramos el teléfono con la pantalla apagada, la batería duraría un mes. Mirasol fue una inversión de riesgo: tomando como principio la forma en que las alas de una mariposa reflejan sus colores, se creó una pantalla reflectiva en lugar de una con luz de fondo, que desperdicia el 90 por ciento de la luz que emite. Esta tecnología mejora mucho la visibilidad con luz solar, pero fundamentalmente extiende drásticamente la autonomía de la batería. Y además soporta una mayor tasa de actualización (refresh) que la tinta electrónica, lo que le permite reproducir video, a diferencia de ésta.  

Hay muchas tecnologías en danza para conectar dispositivos en distintos entornos y propósitos: Wi-Fi, Bluetooth, NFC (comunicación de campo cercano). ¿Cuál será la emergente? 
Para la casa conectada, por ahora Wi-Fi, que brinda mayor ancho de banda. Pero NFC es otro ejemplo de tecnología de corto alcance. Veremos nuevas capacidades de corto rango surgiendo en un ancho de banda bastante más elevado de lo que hemos visto. Con Wi-Fi alcanzo todo a través de mi casa, pero si dentro de un cuarto quiero “hablar” con una pantalla a un gran ancho de banda, no necesito irme a 50 metros de distancia. NFC requerirá una inversión significativa para que se vuelva masiva y el entorno económico probablemente afectará esta transición. Nosotros apoyamos la inclusión de NFC en nuestros chipsets, pero creo que hay que ser cautos respecto del tiempo que llevará su adopción. 

-Se habla mucho de Realidad Aumentada (RA). ¿Qué hay en concreto?
- La mayoría de lo que se ve disponible hoy está basado en GPS y brújula. El teléfono sabe dónde está. Pero si un taxi se acerca, el GPS y la brújula no me ayudan para saber si el taxi está disponible, si acepta tarjeta de crédito... Podemos imaginar que apuntaremos a él con el teléfono y éste nos dirá si está ocupado o no, su tarifa e incluso podremos traducir esta información si estamos en otro país. Son intentos para hacer que el teléfono se sienta más como una parte de uno, en lugar de ser un objeto al que hay que decirle qué hacer todo el tiempo. Con el GPS y la brújula, el teléfono sabe dónde está, dónde está apuntando, tenemos un acelerómetro, así que sabe que se está moviendo; puede ver, puede oír... lo que sucederá, con estas capacidades, es que el teléfono hará cada vez más cosas por nosotros, sin tener que ingresar datos. RA es un buen primer paso para demostrar adónde creemos que los dispositivos pueden ayudarnos a llegar. 

- ¿Continúan la investigación en LTE (evolución de largo plazo)? ¿En qué otras áreas se encuentran investigando?
-En los últimos años, LTE ha sido una de nuestras mayores inversiones en investigación y desarrollo. El módem en el sector inalámbrico no es algo “comoditizado” y estable, porque los dispositivos varían de un fabricante a otro. Un módem pobremente diseñado puede causar problemas en una red. Así que todavía nos enfocamos mucho en estos desarrollos. También estamos mirando hacia áreas como la computación corporal. Después de Red de Área Extendida (WAN), Red de Área Local (LAN) y Red de Área Personal (PAN), ahora tenemos Red de Área Corporal (BAN). El área de red se vuelve algo cada vez más restringido a un espacio y estamos trabajando mucho con sensores, sobre cómo hacerlos de bajo consumo para poder usarlos en relojes y que puedan monitorear datos del corazón o el nivel de oxígeno en la sangre, por ejemplo. El cuidado de la salud es una de las grandes oportunidades que vemos para el desarrollo de nuevas tecnologías.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar