El sector financiero desaprovecha los datos

En el área de banca y servicios faltan estrategias para generar negocios sobre datos. Redes sociales y soluciones para las nuevas plataformas móviles, las materias pendientes. La nueva cara del sector. 09 de Noviembre 2011
El sector financiero desaprovecha los datos

Todo lo indica, el sector financiero tiene el potencial para vivir otra tormenta perfecta. Pero no por las razones conocidas. A la fragilidad de los mercados, los reclamos por más regulación financiera y las crecientes obligaciones en materia de  compliance se combinan hoy con la explosión de datos que llega tanto de las empresas como de los propios consumidores. Sin embargo, sólo algunos bancos están hoy tratando de reaccionar y aprovechar la tendencia. A esa conclusión llega Gerald Faust, Head de IBU Banking de SAP, en diálogo con Infotechnology.com, en el marco del evento anual SAP Sapphire Now, que se celebra hasta el viernes en Madrid.
 
Uno de los grandes frentes desaprovechados es el potencial que ofrecen la combinación entre social media y la movilidad. En el caso de los 500 millones usuarios de Facebook, el 30 por ciento accede a través de un dispositivo móvil. Mientras, la red social sigue generando una creciente fidelidad, el 70 por ciento de quienes la usan viven fuera de los Estados Unidos. Según datos de SAP, el 51 por ciento de seguidores de marcas en la red social creada por Mark Zuckerberg realizan una compra de la marca que siguen. Los datos se repiten en Twitter. Allí, un 37 por ciento de sus 106 millones de usuarios –con un 60 por ciento fuera de EE.UU.- acceden a la red de microblogging a través de un dispositivo móvil. Un 67 por ciento del 40 por ciento que siguen una marca por Twitter adquieren también productos de esa firma, según las estadísticas del proveedor de software empresarial con sede en Alemania.
 
“Pero, a pesar de estos números, en el mundo financiero, y en el segmento de bancos en particular, son pocos las entidades que se atreven a aprovechar eso”, comenta Faust. “Y eso cuando el negocio tradicional de la banca en todo el mundo está desapareciendo. Porque ya vimos que la combinación entre banca de inversión, inversiones en el mercado de capitales y algún negocio de banca comercial no funciona”, amplía.
 
El responsable de la unidad de software para la banca en SAP enumera las razones: “Una es temor. Los bancos siguen sin animarse a entablar un diálogo cercano con el cliente. Al mismo tiempo, les falta una clara estrategia para estar en redes sociales. O sea, lo que hacen, si lo hacen, lo hacen a media máquina. Por último, no aprovechan el medio para comunicar de forma innovativa por este medio”, dice Faust .

El mapa promete complicarse aún más para las entidades: si hace seis años el mundo generaba 150 Exabytes de datos, para fines de 2011, esa cantidad habría aumentado hasta 1.200 Exabytes. “Y si la cantidad de contenido se duplica en el resto de los sectores cada 18 meses, en la banca y los mercados financieros, esto se da cada 12 meses”, indica Faust.
 
Uno de los canales por el cual se expresará tal diversidad de información será la cantidad de teléfonos inteligentes en aumento. Ya para 2014, la consultora Gartner espera que la cantidad de smartphones vendidos alcance la marca de 1.000 millones, con lo cual duplicarían la de PCs vendidos en ese mismo año. Un año más tarde, más de 500 millones de usuarios podrían estar demandando soluciones de banca móvil. Y aquí, los mercados emergentes llevan todas las de ganar, según el especialista de SAP.
 
“Datos de McKinsey indican que, en los mercados emergentes, por cada 10.000 personas, sólo hay una sucursal de banco y un cajero automático pero 5.100 celulares”, resalta Faust. “Ya para el próximo año, cerca 1.700 millones de consumidores tendrán un teléfono celular. Lo que no tienen es acceso físico a un banco”, anticipa el especialista y recuerda que justamente una de las regiones menos desarrolladas como lo es África puede servir de modelo. “Allí el modelo del inclusive banking ya es una realidad con bancos que ofrecen soluciones y operaciones como transferencias y pagos por SMS a un clientela, muchas veces demasiados alejados para acercarse a una  sucursual.
 
Pero más allá de la oportunidad, Faust cree que la banca no puede esperar por mucho tiempo más en un postura de expectativa ante la explosión combinada de  datos y movilidad. Proveedores como Google están ofreciendo servicios de intermediación financiera. “Y si bien no pueden compararse con bancos, el volumen de datos que están amasando de sus consumidores, en algún momento, quedará alejado del sector de bancos y eso, en nuestro mundo actual, es una oportunidad perdida”, comenta Faust.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar