*

El ocaso del capital de riesgo

El mercado de acciones refleja que los inversores entendieron que también las empresas tecnológicas deben responder a las reglas empresariales más ortodoxas. La captación de fondos de capital riesgo cayó un 47 por ciento, a US$ 15.200 millones. Las claves de una década de enseñanza. 10 de Marzo 2010
El ocaso del capital de riesgo

Hace 10 años, antes de que estallara la burbuja de las ’puntocom’, el índice Nasdaq alcanzó un récord de 5.132,52 puntos. La cifra representaba un pico que el mercado de la tecnología no parece que vaya a alcanzar a corto plazo.

Los analistas y entidades de capital de riesgo dicen que el crash tecnológico enseñó a los inversores una lección aparentemente simple que se había perdido en la oleada de salidas a bolsa de empresas recién creadas de Silicon Valley sin ingresos: lo que importa es tener ventas y beneficios, o al menos una perspectiva de beneficios. Hoy, el índice Nasdaq se sitúa en menos de la mitad de su punto álgido, y muchos de los grandes nombres del 2000 -IBM, Hewlett-Packard y Microsoft cotizan en índices más tradicionales. Los inversores dicen que encontrar acciones con posibilidades de crecimiento, o las compañías del futuro, se ha convertido en un asunto más espinoso.

“Las acciones tecnológicas una vez fueron consideradas únicas y diferentes, una industria que crecería rápidamente y soportarían apreciaciones extraordinariamente altas”, dice Ken Allen, gestor de inversiones en T. Rowe Price. “Aprendimos mucho sobre los defectos de esa lógica. Las acciones tecnológicas en general son bastante comparables a otras acciones”, agregó. Las acciones de un selecto número de nombres tecnológicos han prosperado en la última década. Entre ellos, compañías como Apple, Amazon y Research in Motion (RIM), que tienen productos que definieron su categoría.

Por su parte, Google y Salesforce.com, que salieron a bolsa en el 2004, han visto cómo sus acciones se cuadriplicaban. Pero otros destacados faros de la industria IT nunca se han acercado a recuperar su gloria pasada. Las acciones de Cisco Systems, Yahoo e Intel están más de un 50 por ciento por debajo de lo que marcaban en aquella época. El ratio de precio por acción se ha reducido en la última década conforme la inversión en tecnología se ha convertido en algo más “racional”, según Jeffrey Lin, analista de TCW Group. En el caso de Microsoft, el precio de la acción superaba 70 veces el beneficio neto a principios de 2000, pero ahora apenas es 16 veces. El ratio de IBM era más de 30 veces en 2000, pero ahora es de 13.

“Me siento bien con las acciones tecnológicas esta década porque no tenemos ese gran corriente de apreciación como hicimos hace 10 años”, explica Lin. Sin embargo, estima que el Nasdaq necesitará entre siete y ocho años para sobrepasar el pico de marzo del 2000.

El ocaso del capital de riesgo
A finales de la década de 1990, los inversores compraban acciones con precios desorbitados y pagaban por un crecimiento que asumían que se materializaría, según informa la agencia Reuters. La subida de principios de 2000 del Nasdaq fue meteórica y, retrospectivamente, absurda: El índice se disparó de 3.000 puntos a más de 5.000 en cuatro meses.

La final de la Super Bowl de enero del 2000 fue probablemente la señal más clara del crash inminente, con una emisión dominada por anuncios de puntocom. Algunas pagaron más de dos millones de dólares por un anuncio de 30 segundos y ahora han caído en el olvido. Barry Eggers, fundador de la empresa de capital de riesgo Lightspeed Venture Partners -- inversor en compañías como Brocade Communications Systems y Ciena Corp., y más recientemente en la empresa de juegos sociales Playdom, dice que recuerda ponerse nervioso al ver la “espuma” en el mercado.

Las compañías y sus promotores de capital de riesgo estaban bajo una presión tremenda para salir a bolsa rápidamente, recuerda. “Esos eran días en que era mucho más fácil salir a bolsa, y si no lo hacías o eras adquirido por una gran cifra, era un fracaso”, dijo Eggers. Hoy hacen falta siete u ocho años para que una inversión inicial en una compañía dé réditos, declara, pero durante el ’boom’ tecnológico, se conseguía en tres o cuatro años. “Lo que movía todo era la oportunidad de crecimiento”, agregó. Ahora, indica, “hemos aprendido a ser más pacientes”. Las compañías de capital de riesgo se vieron gravemente afectadas con la explosión de la burbuja, y más recientemente con la crisis financiera y la recesión.

En el 2009, la captación de fondos de capital riesgo cayó un 47 por ciento, a US$ 15.200 millones en el mundo, el nivel más bajo desde el 2003, según los datos de Thomson Reuters y de National Venture Capital Association.

Más pacientes
Los inversores tecnológicos han aprendido a ser más pacientes conforme las tasas de crecimiento de la industria se han normalizado. No obstante, adivinar la última tendencia - redes sociales, juego social o Internet móvil- es un reto cada vez mayor. “Los días de una tasa de crecimiento anual compuesto del 30 ó 40 por ciento se han ido”, comenta Brian Marshall, de Broadpoint Amtech. El analista recomienda a los inversores encontrar “historias de crecimiento común, idiosincrático”, como Apple, VMware o NetApp. Conforme las nuevas tecnologías como los teléfonos inteligentes y la virtualización desestabilizan a antiguos como PC y servidores. Marshall dice que el Nasdaq, en el 2009 y el 2010, sería un espejo del de 2003 y 2004, cuando emergió de la burbuja ’puntocom’. El índice podría recuperar el nivel de marzo de 2000 en cinco o 10 años. “Eso espero”, añadió.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar