*

El fraude deja 1,5 millones de víctimas en la Web

Un estudio de la ONU calcula que genera u$s 1.000 millones al año. En el caso de la pornografía infantil, la graveda es aún mayor. 17 de Junio 2010
El fraude deja 1,5 millones de víctimas en la Web
Internet ha abierto nuevas puertas al fraude por robo de identidad y a la pornografía infantil, que han aumentado por la facilidad que ofrece la red informática. Bajo el término de ‘ciberdelito‘, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) ha incluido una amplia gama de actividades ilícitas y alerta de que algunas pueden llegar a amenazar la seguridad de las naciones. “Redes de electricidad, tráfico aéreo y plantas nucleares han sido penetradas” ya por delincuentes, recuerda la ONUDD en su informe titulado “La Globalización del Delito: una evaluación de la amenaza del delito organizado transfronterizo”. Pero el documento se concentra en dos actividades: el robo de la identidad electrónica y el tráfico con pornografía infantil.

El primer caso se ha convertido en la forma más común de fraude al consumidor en Internet, y la manera más corriente es mediante el abuso de información de tarjetas de crédito. Estados Unidos es la “fuente puntera” en cuanto a anuncios clandestinos de números de tarjetas de crédito, mientras que este tipo de robo de identidad genera en el mundo cerca de u$s 1.000 millones al año, con cerca de 1,5 millones de víctimas. Además, esta actividad puede causar ‘efectos depresivos en la economía‘, elevar los costes del crédito y reducir la confianza en el comercio electrónico, advierte la ONU en su informe. Según la ONU, una de las ventajas que ofrece Internet a este tipo de delincuentes es que permite la formación de nuevas vinculaciones entre individuos que de otro modo no podrían darse. La red también tiene características especialmente atractivas para los creadores, distribuidores y consumidores de pornografía en general y, en especial, infantil.  Así, este fenómeno, si bien la ONU considera que aún no genera tanto dinero como otros delitos, amenaza con dañar a un número creciente de víctimas, un riesgo que considera “particularmente agudo en países en desarrollo”. Cada año son 50.000 imágenes nuevas (de pornografía infantil) que se publican anualmente en la red.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar