*

El Intel Xeon 5600 permite reducir 15 servidores a uno

La empresa estadounidense presentó su procesador más innovador. Mejoras en materia de ahorro energético y virtualización. Las claves de una herramienta que apunta a acelerar el recambio a nivel de data centers. 25 de Marzo 2010
El Intel Xeon 5600 permite reducir 15 servidores a uno
Más rápido, más furioso, más cool. La nueva generación de procesadores de la familia 5000 de Intel responde a la perfección tanto al título de película como a la tan mencionada ley de Moore. Por un lado, la herramienta para data centers refuerza la tendencia a la consolidación, que vienen de las experiencias generadas con el 5500. De 9:1, la mejora que habilitaba la última generación de chips, el nuevo pasa a permitir la consolidación en una relación de 15:1. Quiere decir, un Xeon 5600 permitirá realizar el trabajo que hacían hasta ahora 15 servidores mononucleo.

“Superador del Intel Xeon 5500, este nuevo modelo permite obtener un retorno de inversión en un plazo aproximado de 5 meses”, detalló Santiago Durante, gerente de Desarrollo de Negocios de Intel Argentina, durante la presentación de los nuevos dispositivos en el centro porteño. En base a las informaciones que llegan desde la empresa, los nuevos equipos prometen un ahorro de al menos 30 por ciento en el consumo de energía y, al mismo tiempo, un 60 por ciento más de desempeño. Sin embargo, más allá del esperado aumento en escala, la novedad que más destaca es la ampliación de seguridad para el ámbito de virtualización.

Aquí, la mejora de performance se basa herramientas como la Intel® Trusted Execution Technology (TXT), que protege al equipo al permitir habilitar vínculos de confianza entre equipos. “El equipo reconoce qué tipo de relación se le pide”, comentaron desde la empresa durante la presentación. Las nuevas características del procesador incluyen además la propiedad de encriptación, Advanced Encryption Standard New Instructions; (AES-NI) que conforma el blindado del disco completo y a nivel de las aplicaciones. Según Intel, se trata de mecanismos integrados al hardware que permitirían generar mejor protección de información. “Ambas habilitan un desempeño más rápido en operaciones de encriptamiento y descifrado para transacciones más seguras y ambientes virtualizados, ofreciéndoles a las empresas una plataforma más segura para aplicaciones que corren en la nube”, agregan desde la empresa.

En diálogo con Infotechnology.com, Durante agregó que esperan un demanda no menor desde el sector privado local. “Aún antes del lanzamiento tuvimos varias consultas sobre la nueva versión”, comentó. Entre los sectores más afines a buscar la nueva herramienta estarían las telecomunicaciones y la banca. “Especialmente las operadores podrían ser las más propensas a buscar la novedad por las exigencias que están viviendo desde los entornos virtualizados y el volumen de datos que ello implica”, resumió. Sin respuesta quedó la incógnita del precio que tendría la novedad para el cliente. “Depende de cada caso”, informaron desde la compañía.

Las críticas que llegan desde el exterior ciertamente le dan una buena nota a la innovación. Particularmente por integrar la tecnología de un multinucleo que le permitiría a muchas empresas efectivizar sus plataformas –tanto en materia de espacio como energía y velocidad - de servidores que hoy siguen funcionando desde una base mononucleo. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar