De qué se trata la identificación biométrica

Comenzó la aplicación del Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (SIBIOS). Cómo funciona el nuevo sistema que permitirá identificar a los recién nacidos mediante el contorno del rostro, la forma de la mano y las huellas digitales. 24 de Febrero 2012
De qué se trata la identificación biométrica

Como en las películas de acción, donde los espías tienen que pasar múltiples controles para llegar al blanco, la huella dactilar no será suficiente para identificar correctamente a una persona. La forma de la mano, el iris del ojo y el contorno del rostro son las nuevas formas de reconocimiento desde el primer día de este año, cuando entró en vigencia el Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (SIBIOS), creado en noviembre último mediante el decreto 1.766, dictado por el Poder Ejecutivo Nacional.
“Permitirá sumar más instancias de reconocimiento usando los estándares biométricos, lo cual dará mayor seguridad a la identificación de las personas, ya que no siempre se cuenta con la huella dactilar”, explica Eduardo Thill, quien hasta el 10 de diciembre era el subsecretario de Tecnologías de Gestión (fue reemplazado por Mariano Greco), que depende de la Secretaría de Gabinete de Ministros de la Nación. 

Durante la presentación del SIBIOS, en noviembre pasado, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló de la relevancia que tiene ofrecer mayores niveles de seguridad desde el nacimiento. “Este sistema es parte del derecho a la identidad que tienen todos los argentinos desde su nacimiento.

Y ayuda psicológicamente a los padres que se llevan a su hijito cuando salen de la maternidad”, aseguró en el acto oficial.  SIBIOS no es la única iniciativa en materia de seguridad que encaró recientemente el Gobierno. A la creación del sistema del nuevo DNI y pasaporte, se suma ahora la nueva ley antiterrorista, que es resistida por históricos aliados del gobierno como los organismos de derechos humanos y sindicatos, y que tuvo el rechazo de algunos diputados y senadores de la coalición que gobierna.  

Seguridad de tres factores

Con el sistema biométrico nacional se podrá empezar a dar mayores niveles de seguridad en las personas adultas, usando el modelo de tres factores: algo que caracteriza a la persona, algo que posee y algo que sabe. Algo que caracteriza a la persona es un rasgo físico como sus huellas dactilares, el contorno del rostro o el iris del ojo. Algo que posee puede ser una tarjeta magnética o una llave. Y algo que sabe es una contraseña o clave de seguridad.

“Hasta el dictado de este decreto, la primera instancia, que es la del reconocimiento físico de una persona, dependía de las huellas dactilares, que si bien son únicas, no siempre son fáciles de obtener. Con el decreto se suman nuevos elementos que permiten identificar a las personas usando más recursos”, explica el abogado Daniel Monastersky, que dirige la consultora Identidad Robada y se especializa en casos de fraude.

Los nuevos elementos biométricos conforman uno de los tres factores del modelo de seguridad que está en vigencia en países como Inglaterra, Cuba, Estados Unidos y España.

“Hay soluciones que combinan los tres factores. Para entrar a un sitio utilizo algo que sé, como usuario y contraseña. En el cajero automático se usa una tarjeta y PIN. En el caso de seguridad de tres factores se suma el elemento biométrico. Por ejemplo, una tarjeta con datos biométricos grabados como huellas. Cuando se da de alta a un usuario, se pueden grabar sus datos biométricos en la tarjeta y además se puede pedir un PIN. Si pensamos en soluciones de control de acceso en áreas de alta seguridad, o incluso en aplicaciones de comercio electrónico de montos altos, se pueden combinar los tres factores”, detalla Marcos Flomenboim, responsable del área de Alianzas, Oferta e Innovación de la consultora de IT Atos Latinoamérica. 


Esta empresa, que adquirió a Siemens IT en julio de 2011, es el representante de Sagem, el hardware de seguridad biométrica incorporado por la Policía Federal y el Ministerio del Interior. Según un alto funcionario del Gobierno, el costo total del proyecto, cuyo hardware se compró a Sagem en Francia, sería de $ 30 millones en dos años.

Los delitos relacionados con el robo de identidades están en la agenda pública y privada, nacional e internacional, porque representan potenciales riesgos de seguridad y porque constituyen un impedimento para el mayor desarrollo de actividades como el comercio electrónico. “Parte de la estrategia nacional consiste en dar mayores elementos de seguridad informática, cumpliendo los estándares globales, y ya alcanzamos los niveles más altos en materia de identificación, documentación pública con el nuevo DNI y pasaporte, y ahora el SIBIOS”, expresa Thill. 

Correr la coneja
La puesta en marcha del nuevo régimen requiere de la adaptación de los sistemas y la incorporación de hardware. Como el decreto 1.766 especifica que el ámbito de aplicación son los hospitales y maternidades públicas de todo el país, el sector privado por ahora parece eximido de implementar nuevas tecnologías de identificación.  

“Por el momento no nos impacta, porque se trata de una norma para los hospitales públicos. Pero seguramente esto se extenderá para todos los centros de neonatología, con lo cual la empresa que tomó la tercerización del servicio deberá implementar las nuevas normas de biometría”, dice Eduardo Licciardi, gerente de Sistemas de Sanatorio Otamendi. “Hoy, lo que existe es el sistema de la pulsera que identifica a la madre y al recién nacido, y junto con eso la imagen de las huellas dactilares y del pie”, agrega.

Los hospitales y maternidades públicas deberán recibir por parte del Ministerio del Interior y la Jefatura de gabinete de Ministros el hardware para poder tomar las nuevas muestras biométricas en el transcurso de los primeros meses de este año.

Al cierre de esta edición, a mediados de diciembre, la entrega de escáneres y dispositivos de registro biométrico había alcanzado al 30  por ciento de las instituciones de salud públicas, de acuerdo con las estimaciones oficiales.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar