Cuando capacitación es sinónimo de trabajo

La consultoría SAP es uno de los programas más demandados tanto del lado de las empresas como por los propios profesionales. Sepa cómo elegir la más indicada. 22 de Febrero 2011
Cuando capacitación es sinónimo de trabajo

En la Argentina, durante los últimos 10 años, el desarrollo y la creciente incorporación de nuevas tecnologías en las empresas generó una demanda creciente de personal calificado que obligó, de cierta forma, a que aquellas consultoras que sólo se dedicaban a prestar servicio profesionales volcaran sus recursos a la docencia y capacitación de estos nuevos profesionales. En este sentido, el crecimiento de los cursos de capacitación y carreras que se dictan sobre diferentes entornos, módulos y sistemas (HP, SAP, Microsoft, entre otros) demostró que la educación, además de ser un negocio redituable, puede ser un motor de crecimiento. Uno de los activos más buscados en este sentido es la consultoría en las herramientas y software SAP.

Silvina Chialva, gerente de Relaciones Corporativas y Education Manager de la consultora Quintec, que desde 2004 brinda cursos de tecnología de partners como SAP, Microsoft, Oracle, Cisco y RedHat, entre otros, describe el perfil de quienes se acercan en búsqueda de este tipo de programas: “Vienen a capacitarse como consultores SAP y eligen el módulo, según su formación académica: los contadores y economistas prefieren módulos financieros; los analistas en sistemas, ingenieros y administradores de empresas, los módulos logísticos”. En referencia al perfil de estudiante más idóneo, la ejecutiva dice: “La edad importa, porque el alumno tiene que tener conocimientos de procesos de negocios, de elementos como Activos Fijos o Plan de Cuentas, en academias financieras; o Remitos y Facturas, en academias logísticas. Y eso se aprende en carreras post secundario o en el día a día laboral de años”. Por ello, el piso de edad de quienes se inscriben es, en promedio, de 26 años.

“Cada vez son más evidentes las grandes vacantes del mercado laboral respecto a estos perfiles”, amplía Chialva. Según su experiencia, los puestos de trabajo disponibles superan la oferta de profesionales que puedan cubrirlos.

Por otro lado, la ejecutiva subraya una cuestión no menor: el costo. Las capacitaciones en tecnología son costosas, sin importar su mercado. En la Argentina, por ejemplo, pueden rondar u$s 3.000 y, en España, 7.000 euros. “Así, para los niveles de vida de ambos países resultan caras”, indica Chialva.

Al mismo tiempo, la creciente demanda de capital humano capacitado en estas tecnologías implica otras consecuencias. “Es tanta la demanda de profesionales calificados, que, al no haber suficiente oferta, las grandes compañías salen al mercado a sacar recursos de otras empresas, les ofrecen mucho más dinero del que les correspondería por su seniority. Cortan así las carreras de profesionales que estos tenían planteadas”, agrega. Además, se contratan masivamente personas para concretar determinado proyecto y, luego de terminado el trabajo, los profesionales no tienen gran visibilidad de su futuro y su continuidad.

Módulos varios
¿La persona que llega a este tipo de cursos tiene en claro qué va a estudiar? En gran parte de los casos, no, según Clara Buffa, coordinadora de Negocios SAP de Buffa Sistemas, consultora que ofrece, desde 1991, capacitación en Microsoft, Citrix y SAP. “Por ejemplo, la estructura de SAP se divide en módulos técnicos y módulos funcionales. Depende del perfil del alumno, cada módulo representa una certificación diferente, es un mundo aparte, y no son correlativos: cada módulo es independiente y lleva su certificación correspondiente”. Por eso, aconseja, para quien no tenga experiencia en SAP: “Que curse la academia de Gestión Financiera, antes que la Gestion de Controlling, ya que están muy asociadas. Mucha gente viene y nos plantea 'quiero ser un consultor SAP'. Pero la respuesta es muy amplia, porque tiene varios módulos: cada módulo, a nivel de capacitación, exige cumplir con varias horas presenciales”. Según la ejecutiva, un candidato llega a relacionarse con no más de tres módulos. “Por eso, cuando vienen y plantean que quieren ser un consultor SAP, yo les digo 'sentate y vemos que sabés y hacia dónde te gustaría dirigirte. No existe un consultor que sepa todo SAP'", matiza.

Otra incógnita para el candidato es saber en qué modulo anotarse. “Esto depende del perfil. Para SAP se inscribe un público muy heterogéneo”, indica Buffa. De acuerdo a su experiencia, existen dos grupos de interesados. “El particular, que sabe que SAP tiene mucha demanda en el ámbito laboral. Es gente que está dispuesta a pagar la academia para poder ingresar al mercado laboral. Por otro lado, está el público que conoce del tema, porque trabaja en una firma o bien porque es un consultor que necesita la certificación”.

Mario Agüero Medrano, gerente de Axigma Technologies explica que, quien se inscribe, “normalmente, tiene una idea, pero no sabe exactamente si es la adecuada. Requiere un asesoramiento previo a la inscripción, en muchos casos muy detallado, no sólo técnico sino casi de carrera”. Chialva, de Quintec, agrega: “Existen profesionales que trabajan en empresas, que usan SAP o conocen de qué se trata y vienen específicamente a aprender a trabajar con ella. Otros, que son profesionales en los procesos mismos (logísticos, financieros, técnicos), buscan innovar su perfil, aprendiendo y enfocando lo que será el resto de su carrera en la consultoría SAP. Conocen la marca o ven avisos de búsqueda de empleo en SAP y se informan para decidir su giro sobre la tecnología”. En cualquier caso, las perspectivas son auspiciosas: en 2010, según datos del mercado, se habrían generado 6.000 nuevos puestos de trabajo con especialización en SAP. Tendencia en alza.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar