Cómo comprar en la Web sin sufrir

Adquirir productos por Internet ya es una actividad incorporada a la vida cotidiana. Sin embargo, a pesar de lo familiarizado que podamos estar con la modalidad, siempre hay que tomar recaudos. El consejo de los expertos. 09 de Marzo 2010
Cómo comprar en la Web sin sufrir

Roberto C. es un comprador habitual en la Web. Fanático de Internet y de cuanto ‘chiche’ tecnológico aparezca, se pasa horas mirando productos, comparando precios y también comprando en los sitios de comercio electrónico líderes.

Una tarde, hace pocos meses, encontró en oferta un BlackBerry tan tentador que sus ojos no podían despegarse de la pantalla de su PC. Era lo que estaba buscando y a un precio más que conveniente. Sin dudarlo, casi compulsivamente, ofertó por el producto y esperó que se lo manden.

Sin embargo, los problemas empezarían después. Al igual que en la publicidad del Banco Hipotecario, Roberto abrió el regalo que había comprado para gratificarse. Estaba brillante y con el característico olor tan tentador a nuevo. Cargó las baterías, luego los números de sus contactos más importantes e hizo su primera llamada. Sin embargo, cuando intentó navegar por Internet, comprobó que su BlackBerry no respondía. Desesperado, intentó localizar al celular de contacto del vendedor: estaba apagado. Sus mails nunca recibieron respuesta.

En la Argentina, este tipo de situaciones, desde hace un tiempo, comienzan a producirse no sólo en la compra de productos tecnológicos. Existen diversos rubros donde hay que manejarse con cuidado ya que resultan un campo propicio para la estafa. Más aún, teniendo en cuenta que, según cifras de la consultora D"Alessio Irol, en nuestro país, el año pasado 8 millones de internautas realizaron compras por la Web y la cifra sigue creciendo.

Christian Heis, especialista en reparación de smartphones, describe la posible génesis de este tipo de estafas a través del e-commerce. “Hace algunos meses, se filtró un software de RIM para desbloquear ciertos modelos del BlackBerry. Ese software empezó a circular por Internet, permite hacer el cambio del IMI (número de Identificación Internacional Móvil), que es ilegal. En la Argentina, a fines del 2008, aparecieron muchos piratas del asfalto que robaron equipos provenientes de Chile, que iban a ser comercializados por Movistar. Esos equipos, como no están en stock, quedan en banda negativa. Les cambian el IMI para que funcione y los venden en Mercado Libre”, explica.

El consultor advierte sobre otra actividad ilegal que se está generalizando, conocida como la venta de un “fresh clean IMI”. Es decir, se le compra a alguien del exterior un número de IMI y un PIN, que todavía no están registrados en Black Berry. Se trata de teléfonos de compañías de celulares que aún no salieron a la venta.

En general, Heis recomienda ciertas cuestiones a considerar para evitar caer en las trampas de los estafadores. En principio, que el IMI del aparato coincida con el de la etiqueta. En segundo término, si el comprador ya tiene otro chip BlackBerry del equipo anterior, eéste se deberá colocar en el nuevo equipo para poder verificar que funcione el servicio. “En el caso de los sitios de Internet, hay que tener cuidado, no tanto al comprar un celular tradicional, sino con aquellos equipos donde existe un backend. Un celular adulterado funciona pero sólo como un teléfono celular común y corriente”, comenta.

Cabe recordar que, de acuerdo a los cambios en la legislación, realizados pocos años atrás, el status legal de un celular, según explica Heis, “tiene casi el mismo grado de entidad que un automotor” (Ley Blumberg 25891 y normativa CNC del Ente Regulador 490/1997), donde se penaliza la adulteración del número de identificador de cualquier celular, como también poseer un equipo en estas circunstancias. Al respecto, el experto recomienda que el número de IMI que tiene el teléfono - y lo identifica independientemente del chip que tenga colocado- coincida con la etiqueta que se encuentra debajo de la batería. “Para ello, basta con probarlo con cualquier teléfono, marcando *#06# , anotar el número y comprobar que éste sea igual al IMI que figura en la etiqueta debajo de la batería. Si los números difieren estamos frente a un teléfono adulterado”, comenta.

Por otro lado, el experto recomienda: “Que el comprador firme un boleto de compra y venta, en el que figuran datos como el vendedor, el DNI, la locación, el IMI, modelo y marca, nombre y DNI del comprador, con lo cual, al menos, se tiene cierto respaldo legal”.

La palabra de las empresas

Patricia Jebsen, gerente de Negocios y Operaciones de Clarín Global, la empresa propietaria del sitio Mas Oportunidades .com, advierte frente a los oportunistas que venden productos poco confiables “prestar atención en que sitio se está adquiriendo”. Por ello, un comprador inexperto, a la hora de pautar, debe tener en cuenta, “si es un sitio armado por un único vendedor. También ayuda observar al detalle los datos de contacto del mismo, leer atentamente la descripción del producto y nunca pagar antes de recibir el mismo si no se está 100% seguro de que es un vendedor confiable”.

Al respecto, Jebsen admite: “Si la compra se gestiona por una plataforma de comercio electrónico, tener en cuenta la reputación de los vendedores, utilizar los medios de pago disponibles de la plataforma como Pago Seguro y denunciar las publicaciones que le parezcan fraudulentas o poco confiables”.

Por otro lado, la experta considera que, a la hora de comprar online, se debería tener mayor cuidado en aquellos rubros donde se venden productos caros. Y en tal caso, “especial atención se debe tener cuando el producto se ofrece a un precio demasiado bajo para los valores habituales del mercado”.

Consultada sobre si, en su empresa, tuvieron que denunciar judicialmente a algún vendedor inescrupuloso, explica que la empresa prefiere una solución más drástica y menos costosa que judicializar el asunto. “Generalmente son productos del rubro tecnología que se dan inmediatamente de baja del sitio y a cuyos vendedores no se les permite volver a publicar artículos a la venta”.

Ramiro Cormenzana, director Corporativo de Infraestructura y Base de Datos de MercadoLibre .com, a la hora de realizar cualquier transacción en Internet, resalta algo que podría parecer demasiado obvio, pero que aún así muchas veces no se aplica: “Que los usuarios utilicen el sentido común. Es decir, no hagan en la Web lo que no harían fuera de ella”.

En este sentido, Cormenzana recomienda realizar transacciones en sitios reconocidos que cuenten con tecnología de punta, “que cumplan con todos los requisitos de seguridad necesarios”. Es decir, que cuenten con certificaciones como Verisign o Truste, lo cual implica un buen uso de los datos, según el especialista. Aconseja “leer detalladamente la descripción del producto y las condiciones de venta, envío y pago. Además, realizar todas las preguntas que crean conveniente al vendedor antes de hacer la compra y sólo ofertar cuando esté seguro de que lo que se vende es lo que realmente el comprador necesita”.

Por su parte Heis, alerta acerca de otro tipo de estafa que, en estos días, está de moda y que apunta contra aquellos que “compran los celulares en promoción con abono, dejan de pagar la cuota y luego liquidan este equipo a buen precio”. El resultado: el vendedor desaparece, el equipo entra en banda negativa al dejar de pagarse el abono y el comprador se perjudica porque no lo puede usar más.

Otros rubros donde suelen aparecer irregularidades, son las ventas de entradas apócrifas para eventos, como fútbol y recitales. Según Heis, “éstas se basan en que no se pueden comprobar durante un lapso de tiempo. Eso, al vendedor le da tiempo para seguir estafando, ya que un comprador desprevenido recién se da cuenta el día del evento”.

La otra cara del e-commerce

Osvaldo Riopedre, director ejecutivo de la Asociación de Consumidores (Adecua), los sitios de Internet, que promueven el e-commerce deberían responsabilizarse de las ofertas que se publican con su consentimiento, “ya que brindan un servicio y una información, que en muchos casos, no es veraz. No porque ellos den una información falsa sino porque a la postre resulta frustrada y ellos no se hacen responsables de esto”. El abogado basa su posición al sostener que las empresas intermediarias acercan interesados y cobran por eso. “Ellos están involucrados porque brindan un servicio como cualquier otro y deberían estar incluidos dentro de la Ley. Sucede que se ha tomado como ‘moda’ el hecho que no tienen nada que ver, sin embargo no es así”. Para Riopedre, “(los sitios de e-commerce) siempre se desligan del tema. Hemos tenido varios casos pero las empresas sostienen que la ley no los abarca. Desde mi punto de vista, sí los alcanza y estamos trabajando para hacer una presentación judicial.”

Finalmente, quizás como resultado de recibir diariamente reclamos y consultas, el directivo aconseja sólo comprar en sitios muy confiables.

Uno de los principales problemas para Riopedre es que “mucha gente no denuncia porque piensa que no tienen dónde quejarse. Otro problema es que las estafas son por montos chicos y hay que contratar un abogado al que debe pagarse entre $ 300 y $ 500 para que intervenga para el tema gastos”. Y frente a esto el consumidor termina desistiendo.

Otras recomendaciones

Mantener el antivirus y antispyware de la PC actualizados, más aún si la intención es efectuar compras por Internet, para evitar robos de identidad en los datos de tarjetas en el caso de que se haga una transacción de compra o bien a través del home banking.

Efectuar las compras desde una máquina segura: evitar los ciber u otro tipo de computadora pública para protegrese contra los robos de identidad antes señalados.

Nunca efectuar una compra entrando a una pagina desde un mail recibido, haciendo click en el link inserto dentro del mail.

Comprar en sitios confiables, que ya tengan un historial y un perfil reconocido. Al elegir el producto buscado, optar solo por aquellos que tengan fotos sacadas por el vendedor, ya que actualmente muchos bajan imágenes de Internet. En cambio, una foto que haya tomado el vendedor con una marca de agua ofrece una cierta seguridad acerca de la veracidad del producto. Observar el precio y las garantías. Tener en cuenta que el vendedor esté inscripto desde hace varios años y sea validado o certificado, lo cual implica que tiene un nombre, una razón social y una dirección.

Que tenga muy buena reputación contraída en el sitio de Internet.

Tratar de minimizar el riesgo de ser estafado. Es decir, intentar comprar a los vendedores que tienen local a la calle y evitar a los usuarios comunes, ya que aumentan las posibilidades de estafas.

50% se elevó el volumen de facturación total del sector del comercio electrónico en el último año en el país. El año pasado habrían sido $ 5.240 millones. De estos, $4.800 millones corresponden a ventas B-to-C (business to consumer) y $ 440 millones en ventas C-to-C (consumer to consumer).

26% de los usuarios de Internet que hay en el país son compradores frecuentes de ofertas de e-commerce.

30% crecerá en 2010 el porcentaje de usuarios frecuentes de e-commerce.

25 millones son los usuarios de Internet que hay en el país.

Fuente: Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE).

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar