Cómo Google y Microsoft aprovechar la próxima ola

Los motores de búsqueda en la Web recurren a nuevas tecnologías y alianzas para adueñarse del mercado. La batalla por el mix de televisión más Internet. 02 de Julio 2010
Cómo Google y Microsoft aprovechar la próxima ola
Lo que era promesa hace una década hoy es una realidad palpable: Internet cambió nuestra forma de ver el mundo porque, básicamente, miramos el mundo a través de Internet. El debate sobre si la PC desplazará a la TV como centro de entretenimiento e información ya resulta obsoleto y hasta “naif”. 

El secreto radica en la potencialidad del medio. Esto es: Internet ofrece muchas más posibilidades de hallar lo que deseamos que un zapping nervioso por un centenar de canales de cable. Al comportamiento de los usuarios lo describen muy bien algunos números que reflejan que hoy en día los usuarios de Internet navegan en promedio cuatro horas diarias, superando ya, aunque sea levemente, a los televidentes; y el 92 por ciento de los internautas utilizan los motores de búsquedas para localizar aquello que desean,según la consultora ComScore. 

Y, si se trata de buscar, hay muchas opciones en Internet, aunque entre los buscadores hoy se erige un claro dominador: Google. Sin embargo, Microsoft, con Bing, busca arrebatarle el liderazgo de un mercado que mueve miles de millones anuales. Ambos contendientes no detienen el desarrollo de nuevas herramientas para potenciar los motores de búsqueda, y el resto de los jugadores de la industria les siguen los pasos. 

A comienzos de 2010, la participación mundial del mercado de búsquedas en la Web mostraba a Google con el 66 por ciento de la torta, mientras que Bing apenas sumaba el 3,2 por ciento. Pero el buscador de Microsoft, además de llevar menos tiempo operando, fue lanzado en una versión beta en todo el mundo, salvo en Estados Unidos, donde vio la luz con todas las funcionalidades completas. Allí, Bing posee alrededor del 10 por ciento de participación, lo que podría indicar una tendencia a futuro teniendo en cuenta que se trata del mercado de “searching” más importante del mundo. América latina muestra cifras aún más extremas: 2,1 por ciento de participación para Bing, por encima de Yahoo! (1,5 por ciento) y muy por debajo de Google, que tiene alrededor del 90 por ciento del mercado de búsquedas, según ComScore.

Claro que Google no domina en todos lados. Más allá del conflicto en China, donde reina Baidu gracias a su filtro de contenidos que conforma a las autoridades, existen otros buscadores que logran la preferencia de los usuarios gracias a ciertas diferenciaciones. Yahoo! Japón es el más popular en ese país, por ser más visual y gráfico, Yandex es el más usado en Rusia y Naver en Corea del Sur, por la participación que da a los usuarios a través de votaciones. 
Buscadores y negocios
En lo referente al aspecto comercial, los buscadores son, antes que nada, un negocio para sí mismos. Actualmente, se realizan 175 millones de búsquedas por hora en todo el mundo, o alrededor de 2,9 millones de búsquedas por minuto, lo que habla de un inmenso cosmos de páginas web y…banners de publicidad, la gran responsable de más del 95 por ciento de los ingresos de los buscadores. Sólo durante el cuarto trimestre de 2009, Google facturó a nivel global alrededor de U$S 6.670 millones de dólares, de los cuales U$S 6.470 millones proceden de la publicidad. 

Pero los buscadores también revisten importancia para negocios de terceros; son fundamentales para las empresas, que se desviven para que su sitio web se sitúe entre las primeras posiciones dentro de los buscadores líderes. Pero, para muchos usuarios, los buscadores son como el comienzo de un viaje de destino incierto: muchas veces se llega adonde se quiere, otras veces uno aparece en lugares impensados y muchas otras uno tiene que volver atrás. “Según nuestras investigaciones, un 25 por ciento de las búsquedas terminan volviendo para atrás porque no se encontró lo que se estaba buscando”, asegura Martín Spinetto, gerente de Servicios en Línea para Latinoamérica de Microsoft.
Tradicionalmente, existe la creencia de que el mejor buscador es el que da la mayor cantidad de resultados en el menor tiempo, pero los nuevos desarrollos de los buscadores muestran cómo ese axioma estaba equivocado. Lo que los buscadores persiguen es lograr un tamiz más fino de búsqueda antes que ofrecer mayor cantidad de resultados. “Antes se pensaba que el mejor buscador era el que daba 10 millones de resultados sobre un tema en 0,05 segundos; pero la realidad es que no hay ningún valor agregado en eso”, dice Spinetto. “El concepto cambió: no es más una búsqueda solamente para navegar. El usuario ahora busca con un objetivo muy claro: para ‘decidir’; lo que se necesita es más un motor de decisión que un motor de búsqueda, porque 10 millones de links como alternativa no ayudan a decidir. Por eso, hay que dar la información jerarquizada de tal manera que le sirva al usuario para su decisión.” 

Un ejemplo claro de esta tendencia es el propio Bing; si uno entra a la página y busca, por ejemplo, la palabra “Ferrari”, aparecerá un menú de alternativas que incluye autos, comprar, vender, repuestos, imágenes, videos y otros items que ayudan a segmentar y, por lo tanto, a optimizar la búsqueda. Además, pasando con el mouse por encima del link de la búsqueda, puede verse una “preview” de la página, lo que evita tener que estar entrando y saliendo en cada una de ellas. 

Pero Google no se quedó atrás y emprendió un importante cambio de “look” y formas de búsqueda, añadiendo un panel a la izquierda de su página con herramientas que apuntan a optimizar los resultados. “Lo que hicimos fue mejorar la búsqueda con velocidad y con resultados más precisos. El nuevo diseño de la página de búsqueda también da más opciones: al colocar un término en el buscador, aparecen todos los resultados relacionados pero también en la barra de la izquierda, añadida ahora, aparecen las categorías (noticias, imágenes, videos), pero también se despliegan nuevas herramientas que permiten afinar la búsqueda por fecha y ordenar los resultados según queremos que se nos presenten, como por relevancia”, explica Ricardo Blanco, gerente de Comunicaciones de Producto para América latina de Google. 

“Sin dudas los buscadores se volvieron más veloces, inteligentes, versátiles y escalables. Cada vez son más los servicios que se integran a los motores de búsqueda, ya no sólo indexan páginas web, sino que también pueden buscar libros, direcciones e imágenes en tres dimensiones y clasificar noticias. Los buscadores tienden a realizar búsquedas en tiempo real, con filtros más específicos, segmentando y analizando la información indexada para establecer campañas publicitarias más efectivas”, dice Jonathan Ríos, director de Marketing & Research, de la agencia de marketing digital Grupo BGL.

 Para ser exitosos
Con el objetivo de diferenciarse, Microsoft firmó un acuerdo con Wolfram Alpha (Proyecto que se define a sí mismo como un repositorio de conocimientos), para dotar a Bing de más herramientas de búsqueda. En tanto, Google, con su proyecto “Caffeine”, está revisando la arquitectura de búsqueda para que sea más rápida y precisa, a la vez que suma un sistema de búsquedas visuales por celular, en un intento por mantenerse a la vanguardia. “Los buscadores también están diversificando sus plataformas para llegar a otros dispositivos. Ya podemos encontrar productos y servicios para reconocer imágenes, buscar por teléfono o verificar el tráfico”, cuenta Ríos. 

Otra arista que los buscadores no quieren descuidar es la que atañe a las redes sociales. Es muy normal que noticias e informaciones corran primero por Twitter o Facebook, dejando a los buscadores relegados. Es que el usuario escribe y el mensaje entra directamente a la Web. Así, las redes sociales se anticipan a la indexación de la información que realizan los buscadores. Por eso, todos quieren llegar a la búsqueda “en tiempo real”, para lo que Google ofrece actualizaciones en vivo de, por ejemplo, Twitter, MySpace y FriendFeed. Desde el líder de los buscadores explican que “por ejemplo, si alguien realiza una búsqueda sobre su actor favorito, su equipo de fútbol o algún tema político, podrá encontrar entre los resultados de búsqueda que arroja Google ya sea un tweet publicado por un testigo presencial, la última noticia escrita al respecto o un nuevo post en un blog”. 

El éxito o fracaso de los buscadores no sólo se ve reflejado en los ingresos, también puede medirse por la aceptación de los usuarios. Un caso paradigmático es el de Altavista, otrora muy solicitado y hoy casi en el olvido. “Nunca supieron innovar y escalar en el tiempo. La estética y la diversidad de servicios fueron disminuyendo y quedaron como una plataforma desactualizada”, considera Ríos.

Para Spinetto, “el éxito depende en buena parte de la calidad del algoritmo de búsqueda, porque es el corazón de estas herramientas, y de la indexación (cuántos sitios tiene en su memoria ese buscador). A eso se le suman otros factores también de mucha importancia, como la interfaz del usuario, servicios anexos y de publicidad”.
Lo cierto es que 2010 promete traer grandes novedades a la industria de las búsquedas: a comienzos de año fue autorizada la alianza para que el algoritmo de búsquedas y la plataforma de espacios pagos de Yahoo! se fusione con los sistemas de Microsoft. Lo que resta por ver es cuál será su impacto en el mercado y cuál será la reacción del todavía rey Google.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar