Chris Capossela: "Armamos un equipo totalmente nuevo"

El senior vice president de la divison Office a nivel global comenta ante Infotechnology.com cómo es el nuevo celular de Microsoft. Los secretos del desarrollo y por qué en la compañía tienen la genuina esperanza de poder hacer pie -de una vez- en el hardware. La llegada del primer tablet de Microsoft. 08 de Octubre 2010
Chris Capossela: "Armamos un equipo totalmente nuevo"

El orgullo era inocultable en el equipo de Microsoft Argentina cuando Chris Capossela sacó un prototipo de HTC de su bolsillo, que mostraba la famosa mariposa en el frente, y, al encender, el logo del nuevo Windows Phone 7. Las sonrisas se fueron ampliando, a medida que el ejecutivo le daba una minipresentación exclusiva a Infotechnology.com de la nueva apuesta de Microsoft para marcar terreno entre los smartphones. La excitación es entendible. Si bien los presentes en las oficinas porteñas de la compañía no tuvieron una implicación directa con el desarrollo, el nuevo sistema operativo para teléfonos inteligentes, que estará presente en terminales de las empresas HTC, Dell, Samsung, LG, Asus, ya cosecha críticas positivas entre los expertos. La apuesta no es menor: después del fracaso con sus modelos Kin, Microsoft se enfrenta con el sistema, nuevamente, a su eterno karma de no lograr hacer pie en el segmento del hardware. De visita relámpago en Buenos Aires, Capossela reveló cuáles son los principales razone en la empresa para pensar que, ésta vez, todo será diferente, cómo viene el tema de la nueva tablet y cuál es la visión para el 2011.

Como software de productividad, Office logra una tasa de adopción entre empresas del 80 por ciento, según datos de Forrester Research. Con tales datos de base, su trabajo es bastante fácil, ¿no?
 (Risas) Digamos que es muy divertido. La industria de IT es tremendamente competitivo. Hay muchísimas compañías que hoy pujan por venderles sus programas a las empresas. Por otro lado, hay muchas empresas que hoy utilizan versiones antiguas de Office. Y allí, literalmente, el mayor competidor que tenemos somos nosotros mismos. Porque, a diferencia de otras industrias, en la IT usted puede comprar un producto y seguir utilizándolo hasta el fin de los días. No tiene fecha de vencimiento. Entonces, uno de nuestros mayores desafíos, apenas lanzamos la última versión de Office, ya tenemos que ponernos a trabajar duramente para dejar muy mal parado a esa misma creación. Tampoco se olvide que estamos compitiendo contra soluciones y empresas como OpenOffice, Google, Cisco, que siempre estarán y que, en algunos casos compiten con versiones sin costo.

El nuevo Windows Phone 7, ¿cuánto de Office 2010 tendrá incorporado?
Todo. Nuestro concepto es que la gente no quiere editar o armar sus presentaciones en el teléfono. Sí quiere poder verlas y agregar notas o sacar fotos que, a través del SO, puedan ser, luego, transmitidas a la notebook o habilitadas, en una suite como SharePoint, para que otras personas puedan verlas y editarlas, ese tipo de cosas. Por eso, cada teléfono con Windows Phone 7 tendrá incluido Office y sin costo, a diferencia de las PCs donde usted tiene que pagar por separado para poder usar la plataforma de Office. Para acceder está la app “One Note”, a la que se accede desde el hub de Office y que para nosotros es ‘la’ killer app. En suma: estamos realmente muy contentos con lo que ofrece este nuevo sistema.

No obstante, Microsoft no tuvo mucha suerte en los últimos tiempos en el segmento del hardware y con el de teléfonos en particular. ¿Qué les hace pensar que Windows Phone 7 tendrá mejor llegada?
Son varias razones. Quizás, la más importante, es que el equipo de desarrollo es totalmente nuevo. No hay ninguno de los programadores que trabajaron en la tecnología anterior; es el precio que hay que pagar por no haber hecho las cosas bien. O sea, no intercambiamos equipos sino que armamos un equipo de desarrolladores totalmente nuevo.

¿De dónde provenían sus integrantes?
De toda la empresa. El líder en ingeniería provino de la división Office. El de la unidad de negocios, vino de otra. O sea, como le decía, armamos un equipo totalmente nuevo.

¿Qué cambios hicieron en cuanto al foco de la tecnología?
Una de las cosas más importantes que hicimos fue crear un estándar para los botones de uso en el teléfono. Por ejemplo, en el mío, que ve aquí, verá tres botones de uso: “Búsquedas”, “Atrás” y “Home”. Esos tres botones son también los que cualquier teléfono Windows Phone tendrá que tener. A eso, se agregarán un botón de cámara y un cierto tipo de cámara. O sea, el equipo creó un estándar de hardware que todo dispositivo de este tipo, con Windows Phone 7 incorporado tendrá que tener, sea cual fuera el proveedor. Resumiendo, Andy (Rubin), que lidera la unidad de negocios de Windows Phone 7, y su equipo, siguieron una estrategia de chasis: definieron entre tres y cuatro modelos de carcasa. Esos, luego, fueron presentados a los fabricantes bajo la consigna: ‘si quieren producir nuestros teléfonos con Windows Phone 7, tienen que cumplir con estos estándares y funcionar sobre estas carcasas”. De esa forma, logramos crear un estándar de identidad para que el usuario reconozca nuestros equipos al instante y pueda estar acostumbrado en su uso ya desde el hardware.

¿Cómo son los chasis?
Hay uno con pantalla multitactil, uno del tipo ’BlackBerry’ y con teclado duro, y uno para un display del tipo flip, con pantalla móvil.

Más allá de ello, para Navidad, se espera que Microsoft también y de la mano del Windows 7 se suba a otra ola, la de las tablets. ¿Sigue en pie la propuesta de estar en el mercado con un equipo propio, como lo anunció Steve Ballmer hace poco?
No me acuerdo exactamente cuáles fueron las palabras de Steve (Ballmer), pero, si no me equivoco, dijo que para Navidad habrá tablets de modelo Slate con Windows 7 en el mercado

¿Cuál es la visión de productividad de Microsoft para los próximos años?
Para los próximos 10 años, es la visión de poder proveer software que usuarios puedan utilizar tanto en sus PCs, en sus teléfonos y en sus browsers. Clave y en el centro de nuestros esfuerzos estará que logren hacerlo de forma simultánea. El otro elemento que hace al core de nuestra visión es que los clientes querrán utilizar y consumir sus programas en una variante de formas: algunos querrán hacerlo en una nube privada y contralad por ellos mismos. Otros querrán que empresas como Microsoft o uno de sus socios las administren para ellos, en sus respectivos entornos para no tener que actualizar servidores o similares para poder hacerlas funcionar. Algunos clientes, incluso, querrán hacer ambas cosas: por ejemplo, administrar de forma propia sus servicios de correo para los empleados de casa matriz, mientras que, la gestión de los servicios de los empleados externos se lo dejan a nosotros.

¿En esa visión también entra que todo, de algún modo, se moverá tarde o temprano a la nube?
Si diferencia entre soluciones on premise o en la nube, creo que el segmento de las soluciones on premise terminarán pareciéndose, cada vez más a servidores virtualizados. Pero obviamente, el segmento obviamente no desaperecerá. El mejor ejemplo son las agencias militares y de defensa: estas siempre querrán poder gestionar y administrar sus soluciones y plataformas de forma autónoma. No querrán que Microsoft guarde o administre en sus data centers su inteligencia. Y como ese ejemplo, creo que habrá todavía muchas más empresas que querrán implementar su propio software. Pero al mismo tiempo, también habrá otras compañías que preferirán que las firmas de IT lo hagamos. Coca Cola, es un ejemplo: nos dijo, que no tenía sentido que ellos mismos administren sus servicios de correos y por eso que nosotros lo hagamos. Preferían concentrar sus recursos y esfuerzos en IT en los sectores que le permitieran lograr una ventaja competitiva contra  su competidor. Por eso, nosotros no somos una compañía que dice: todo se va a la nube o al browser, sería ridículo. Habrá una convivencia de mundos: PCs, smartphones, browsers; mientras, el backend estará al mismo tiempo on premise y en la nube.

Si bien es lógico lo que dice, hubo, en su momento, la impresión de que Microsoft no supo llegar a tiempo para aprovechar toda la expectativa que generó el concepto de la nube, que se resistía a participar. ¿Cuán difícil fue el proceso para abrirse a la idea y por qué?
Digamos que lo más difícil fue darnos cuenta de que y por qué teníamos que explicarle al mundo de cuán presente estamos y estaremos en la nube. Porque no se olvide, internamente ya estábamos hace años trabajando con y bajo ese concepto: fíjese si no en la historia de Hotmail, el primer y más amplio servicio de correo hosteado en Internet y en el mundo. Tenemos el mayor servicio de mensajero, basado en la Red y a nivel global. O sea, hey, no se dan cuenta, nosotros somos “la” compañía del cloud. Por eso, fue como un shock para nosotros que las personas, los usuarios y el mercado dudaran de nuestro compromiso con la idea del cloud y que incluso debíamos articular cuanto lo estábamos. Pero, una vez pasado el susto, ajustamos nuestro marketing y nuestra estrategia y todavía lo seguimos haciendo. También la conferencia que acabo de dar acá en Buenos Aires tenía el mismo sentido: mostrar y educar todas las cosas que ya estamos haciendo. Invertimos US$ 2.300 millones por año en data centers, georeplicamos sus datos en dos data centers, y otras cosas. En realidad, es muy fácil comprobar cuan involucrados estamos para hacerlo. Pero, por otro lado, es entendible somos una empresa identificada y que genera sus ingresos principalmente por el concepto del on premise. No somos, Google, cuyo negocio son ingresos en base a búsquedas y publicidad.

¿Cuáles son los desafíos para el mundo del cloud?
Lo bueno es que, por la empresa que somos, nos podemos permitir identificar los pros y contra de ambos mundos. Uno de los grandes, es lograr superar la desconfianza que aún subsiste entre las empresas para hostear los datos sensibles de la compañía en el servidor de otra empresa. Tecnológicamente hablando se puede decir que, la nube funciona muy bien para servicios de correo. Pero para soluciones que funcionan o están armadas en forma de silo, es muy difícil tener parte en la nube y otra parte on premise, o sea soluciones a medida. O sea: es más fácil –todavía- subir a la nube una solución generalizada que una que requiere una pata en el mundo on premise. Por eso creo que sistema como los que ofrece también SAP seguirán teniendo dificultades para hacer una lugar en la nube.

Sin embargo, SAP compró Sybase, a principio del año para hacerse justamente ese lugarcito en la nube...
Efectivamente. Tampoco quiero decir que sea imposible que lo hagan. Lo único que digo es que todavía y tecnológicamente es difícil. Lo más importante para nosotros es poder resaltar que nos somos una empresa que está enfocada únicamente en un entorno sino que podemos ofrecerle a nuestro cliente la expertise para seleccionar el que más le convenga. No tenemos que obligar al cliente para que si o si tenga que acceder a la nube para poder usar nuestros productos.

Por otra parte, en el mercado se ve en estos días una ola de integración: desde HP hasta Cisco, todas las grandes empresas de hardware están diversificando su oferta a través de la adquisición de compañías de diferentes rubros. ¿Microsoft podría hacer lo propio, más allá de sus acciones en el sector del software?
Nuestro core fue y es definitivamente el software. Desde nuestros comienzos como empresa de software concentrada en producir programas para el PC, ampliamos nuestro negocio a través de la suite de Office hasta que decidimos hacer software para empresas. Llegaron SQL Server, Exchange, entre otros. Ahora, estamos enfocados en hacer software para el cloud: Hotmail, Messenger, Xbox Live, Exchange online, Sharepoint online, Link online. Por eso, todavía nos queda un campo muy amplio de oportunidades para ampliar nuestro margen de acción y el negocio, en base a lo que mejor sabemos hacer. Puede ser software para PC, para Xbox. O sea, estamos expandiendo y seguiremos haciéndolo. Y, en algún caso, seguro que también a través de la compra de alguna empresa. Lo hicimos con Fast, firma especializada en búsquedas de Internet para el segmento alto. Pero, siempre, haciéndolo para impulsar una apuesta que ya estamos trabajando internamente. No somos como Oracle que dice: hey, compremos Sun, porque queremos entrar con ellos a un segmento en el que todavía no estamos.

Entonces, ¿qué preparan para el 2011?
La versión 2011 de Mac Office es hoy por hoy la más cercana e importante. Llegará a fines de octubre con un cliente de e-mail totalmente nuevo. Antes era Entourage, pero en el Mac Office 2011 se llamará Outlook. Otro será la nueva versión de Office Comunicaction Server, que, pasará a llamarse Microsoft Link y que  es el tool para mensajería instantánea, conferencias audio, web y video.

¿Cuánto invierten en I+D, para actualizar Office cada año?
US$ 1.000 millones por año.

¿Más allá de Microsoft, cuál es su visión para 2011 en cuanto a cómo evolucionará el mercado?
Creo que vivimos en tiempos de tremendas oportunidades para la IT. Por un lado, estamos entrando en un nuevo paradigma con la llegada y el uso del concepto de la computación en la nube. Y, por el otro, volvemos a tener enfrente a consumidores y usuarios que vuelven a vivir la tecnología con gran expectativa y pasión. Es como en los principios de la era de la tecnología, cuando era una aventura comprar una computadora, instalarle algo como Excel para mostrárselo  a los amigos o compañeros de trabajo. Ese fue un gran impacto para toda la industria, porque le exigió a proveedores y empresas a crear productos para satisfacer esa demanda. Nos pasó a nosotros: Office, nació porque desde el sector de usuarios de herramientas como Word o Excel, las consultas y los pedidos por una solución integrada se hacía cada vez más fuerte. Pero luego, llegaron los ´90, con el concepto de que las empresas eran las que definían qué y cuando un usuario podía usar una herramienta: lo que denominamos como IT controlado centralmente. Eso fue una etapa más bien aburrida para el usuario. Sin embargo, hoy, nuevamente, la pasión parece haber vuelto al mercado: todos quieren probar el último modelo de celular, estar en redes como Facebook, utilizar servicios como Skype, comprar netbooks. Y aquí nuevamente, el cloud será la gran apuesta para las empresas como plataforma de uso.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar