Bilinkis: "El bife de chorizo y el asado se cultivarán in vitro"

El CEO de Staples participó de un programa en Singularity University, dentro de la Nasa, donde se trabaja en las sociedades del mañana, y compartió con un grupo de emprendedores su visión de los avances en robótica, inteligencia artificial, bio y nanotecnología. Vehículos que se manejan solos, tarjetas de memoria externa para nuestro cerebro, nuevas especies creadas artificialmente en el laboratorio y vida más allá de los 140 años. Una mirada al futuro. 19 de Julio 2011
Bilinkis: "El bife de chorizo y el asado se cultivarán in vitro"

Santiago Bilinkis es un economista argentino de 40 años, hincha de Boca y le gusta definirse como emprendedor serial. A mediados de los 90 creó junto a Andy Freire Officenet (hoy Staples), y luego participó de la creación de otros proyectos como  Wanako Games, Otro Mundo y New Sock.

El año pasado fue seleccionado para participar de un programa de capacitación en Singularity University, dentro de la NASA. Allí, de boca de expertos en cada temática, se repasaron los últimos avances en Inteligencia Artificial, Robótica, Nanotecnología, Biotecnología y otras ramas de la ciencia y la tecnología.
“El mundo cambiará en los próximos 50 años más de lo que cambió en los últimos 5 mil”, disparó Bilinkis ante un auditorio compuesto por participantes del programa emprendedor de Staples (
www.ProgramaEmprendedor.com.ar).

“La medicina será personalizada, los autos se conducirán sólos (Google ya está haciendo pruebas con un vehículo autónomo:
http://googleblog.blogspot.com/2010/10/what-were-driving-at.html), se podrán utilizar memorias externas al cerebro (IBM está trabajando en esto: http://www.youtube.com/watch?v=BOVdsvMzV1E). Se generarán órganos de reemplazo para trasplante en laboratorios, y el bife de chorizo o el asado de tira se cultivarán in vitro mediante ingeniería genética, a tal punto que nos parecerá una locura criar una vaca durante 3 años y matarla para comernos su carne”, aseguró Bilinkis. El futuro, así contado, puede parecer promisorio o aterrador. Pero “lo más grave –según el emprendedor- es que en las esferas de decisión, nadie está pensando en esto. Ni el ministro de Agricultura ni la Sociedad Rural están planificando qué haremos cuando la riqueza de las pampas argentinas no esté más en su suelo, y si no contamos con la tecnología adecuada, tengamos que importar carne y alimentos de laboratorio”.

En los últimos 50 años, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs) lideraron el progreso incremental. La primera computadora Apple costaba lo mismo 34 años atrás que hoy, y su poder de procesamiento creció a un 40% anual. La Ley de Moore (que señala que cada 18 meses se duplica el poder de procesamiento, al tiempo que se reduce el tamaño de los componentes de los chips y baja el precio), se traslada a nuevos campos de la ciencia y la tecnología: biología, medicina, robótica, inteligencia artificial y la industria aeroespacial son los próximos.

“Si pensamos el futuro de manera lineal, nos equivocaremos seguro. Hay que pensarlo de forma incremental”, sostuvo Bilinkis. Muchos avances que hoy parecen ciencia ficción ya están sucediendo, y pasan desapercibidos entre la marea de noticias cotidianas. En 2008, Oscar Pistorius, un atleta sudafricano sin piernas, no fue autorizado a competir en los juegos olímpicos de Pekín debido a que sus prótesis le daban ventaja sobre los atletas convencionales. ¿Qué ocurrirá cuando los costos de este tipo de prótesis estén al alcance de una mayoría de personas. Nos cortaremos las piernas para ponernos unas más rápidas?, se preguntó Bilinkis, ¿Si vamos al quirófano para cambiar partes de nuestro cuerpo por estética, por qué no lo haremos por funcionalidad?

En 2009, el científico Craig Venter, uno de los pioneros en decodificar el genoma humano, anunció la creación de vida artificial a partir de una bacteria cuyo ADN surgió de una combinación inédita de genomas, en lo que constituye el primer paso para fabricar nuevas especies.

La ingeniería genética permite hoy que nazca un hijo de dos padres del mismo sexo con información genética de ambos. Hoy es técnicamente posible procrear hijos a medida. También es tecnológicamente viable producir tantos alimentos como para todos los habitantes del planeta. El futuro puede ser tan bueno o tan malo como seamos capaces de construirlo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar