"Algunos fabricantes han copiado nuestra tecnología, pero siempre están detrás"

El sueco Martin Gren, fundador de Axis Communications y creador de la cámara IP, defiende las ventajas de una tecnología a la que todavía le cuesta competir frente a los equipos tradicionales. 27 de Septiembre 2011
"Algunos fabricantes han copiado nuestra tecnología, pero siempre están detrás"

En 1996, el sueco Martin Gren inventó y lanzó al mercado la cámara IP desde Axis Communications, la empresa que fundó en 1984 junto a Mikael Karlsson y Keith Bloodwort. Hoy Gren forma parte del directorio de la compañía escandinava que en los años ochenta comenzó a desarrollarse en áreas como conectividad de red y protocolos de impresión en ambientes mainframe.

La firma se especializó en soluciones de video en red, sobre todo orientadas a video vigilancia y seguridad. Axis tiene actualmente presencia en 30 países, 914 empleados y ventas, en 2010, por U$S 410 millones. Si bien su producto elimina el cableado, Gren —que estuvo recientemente de paso por la Argentina— reconoce que sólo el 15 por ciento de las empresas usan su tecnología.

En esta entrevista, explica las razones de que su tecnología todavía no logre imponerse, pese a las ventajas que predica, y analiza las posibilidades que ofrece con respecto a las cámaras tradicionales.


¿Cuál es la diferencia entre una cámara web y una cámara IP?

Una cámara web es algo que se conecta a la PC a través del puerto USB y utiliza las aplicaciones que están instaladas en el equipo, por ejemplo Skype o Messenger. La cámara IP, en cambio, tiene embebida una computadora que usa Linux y las aplicaciones residen en el equipo. Por eso pueden ser empleadas en sistemas de vigilancia.


¿Usa una versión de Linux que se distribuye por Internet?

Lo que usa es un sistema operativo propio basado en Linux, que es mucho más reducido que las versiones que uno puede encontrar en una PC que se vende en el mercado, y permite ajustar las aplicaciones de vigilancia de la cámara de red.  


¿Qué cambios tuvo la cámara IP desde su creación hasta ahora?

En el comienzo teníamos poca resolución. Sólo ofrecía tres cuadros por minuto y hoy ofrece treinta, con lo cual amplía los usos pensados originalmente. Hoy se usa no sólo para hacer monitoreo remoto. También es utilizada por muchos sitios de turismo que colocan las cámaras en lugares desde los cuales transmiten en vivo. Muchas ciudades las emplean para mostrar sus atracciones turísticas a los viajeros que consultan sus sitios web. 


¿Cuál es la dependencia de esta tecnología respecto de la banda ancha disponible?

No es necesario contar con un gran servicio de banda ancha. Muchos de los lugares donde se implementan para hacer video vigilancia tienen menor capacidad de banda ancha. Por ejemplo, en algunas zonas marginales de Nueva York, tenemos como cliente a NY Check Express, que utiliza nuestra tecnología para ver en vivo qué pasa en cada local donde se entrega dinero en efectivo. Esta empresa tiene locales en lugares peligrosos y con ancho de banda limitado, pero se pueden hacer transmisiones en vivo que permiten disminuir el riesgo de robos y asaltos violentos.


¿Cómo es la competencia frente a las cámaras tradicionales?

En muchos lugares todavía se siguen eligiendo los equipos analógicos. En América latina es algo muy frecuente aún, por eso pensamos que puede haber una buena oportunidad de crecimiento para nuestra empresa. Si se compara hoy una cámara analógica contra una IP, éstas tienen mejor resolución porque usan HDTV, usan la energía de la red y no requieren electricidad. Eso hace que la imagen sea de buena calidad y no se vean figuras borrosas o dobles. Al usar la energía de la red IP, eliminan un cablerío adicional. Además, las cámaras analógicas usan cable coaxil, lo cual encarece su instalación. 


Entonces, ¿por qué se siguen vendiendo más cámaras analógicas que IP?

Eso se debe a que en la Argentina el negocio consiste en vender el cableado y eso genera un retraso en las soluciones que ofrecen al cliente. El cliente final puede conseguir una solución más económica si instala cámaras de IP en lugar de las analógicas, porque se ahorran el costo del cableado.


¿Cuál es el porcentaje de adopción de las cámaras IP?

Las instalaciones nuevas son sólo 15 por ciento en cámaras IP. 


¿Cuánto permite ahorrar en la instalación?

Dependiendo del tamaño de la instalación, el cableado representa entre el 25 y el 30 por ciento del total cuando se utilizan cámaras analógicas. Esto es un monto grande cuando se abarcan lugares grandes, como hospitales y centros de compras, que requieren de muchos equipos y el cableado no sólo es caro, sino también complejo desde el punto de vista técnico. 


Teniendo en cuenta esto, ¿por qué cree que la adopción es tan baja?

Sabemos que en 1996 se veía mal, pero ahora ofrecemos mejor calidad que las cámaras analógicas. Eso debemos comunicárselo a los que toman la decisión de compra. En 2003 lanzamos una nueva cámara que hacía un escaneo progresivo, lo cual terminó con las malas imágenes y ahora ofrecemos cámaras de cinco megapíxeles, que permiten una gran calidad de visualización.  


¿Qué clase de competencia enfrentan?

Algunos fabricantes han copiado nuestra tecnología, pero siempre están algunos modelos detrás. Sólo vendemos con nuestra marca y no participamos del mercado OEM, como hacen algunos. Y respecto de las cámaras analógicas, seguimos compitiendo con Sony y Panasonic, que son los principales proveedores de esos equipos. La diferencia que tenemos con respecto a ellos, además de la tecnología, es que nosotros vendemos a través de los distribuidores y resellers de informática, muchos de los cuales también ofrecen cableado estructurado y soluciones de networking, y ahora pueden incorporar un portafolio de productos de videovigilancia y seguridad.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar