*

ANSES: autoayuda con tacto

Más de $ 17, 5 millones destinó la entidad para implementar 1.000 terminales de autoconsulta, con las que extenderá el acceso a los principales servicios que brinda. El sitio ya recibe 140.000 solicitudes de información diarias. 26 de Abril 2010
ANSES: autoayuda con tacto

Si bien en el sitio web de la Administración Nacional de la Seguridad Social  (www. anses.gov.ar) se registran 6 millones de transacciones por mes y a través de su línea de atención telefónica —la 130— se reciben más de 140.000 consultas diarias, alrededor de 1,5 millones de personas continúan yendo personalmente a las Unidades de Atención Integral (UDAI) del organismo para realizar trámites y averiguaciones. “Trabajamos mucho con gente de la tercera edad que no maneja Internet”, justifica Sandra Rouget, gerente de Informática e Innovación Tecnológica de la ANSES, buscando una posible causa de este hábito.

Para aliviar el trabajo en las oficinas y mejorar la atención, en noviembre del año pasado la ANSES sumó un nuevo canal electrónico: las Terminales de Autoconsulta (TAE). Se trata de tres tipos de equipo diferentes —similares a los cajeros automáticos— que están siendo desplegados en distintos puntos del país, a veces en las mismas UDAI, pero principalmente en hospitales, municipalidades, supermercados y otro tipo de lugares de acceso público, estratégicamente designados para descentralizar la atención y facilitar el acceso. 

“En una primera etapa, procuramos llegar a los lugares donde hay mayor concentración de población, para que las UDAI dejen de estar tan abarrotadas de gente, como hospitales y municipios de lugares muy poblados, por ejemplo en el partido bonaerense de La Matanza. En la segunda etapa, estamos tratando de llegar a lugares donde la distancia entre la localidad y la UDAI es muy grande, como es el caso de Cutral Có y San Martín de los Andes, en Neuquén, y Aimogasta, en La Rioja, entre otros sitios”, comenta Ariel Fernández, que hasta enero se desempeñó como gerente de Canales Alternativos de la ANSES. Y destaca: “Empezamos a instalarlos en noviembre pasado y, en diciembre, ya se habían atendido a 136.000 personas a través de esos equipos. Cuando la red esté lista, en abril de 2010, el impacto será altísimo: estamos hablando de quitarle a nuestro sistema de atención más de 200.000 personas por mes, y nuestra idea es llegar a las 300.000”.

Desde las TAE, los ciudadanos pueden realizar casi los mismos trámites que se gestionan a través de Internet, que abarcan todos los servicios que atiende el organismo: asignación por prenatal, expediente de fallecimiento, nacimiento, matrimonio, adopción, desempleo y asignaciones familiares, entre otros. Ahora, entonces, ya no es necesario trasladarse hasta la ANSES o buscar un acceso a Internet; si un hospital o entidad cuenta con una TAE, el trámite se puede gestionar ahí mismo. 

Todos para uno
En agosto de 2009, se conocieron los resultados de la licitación 1409 que se había abierto en abril: Icap y Power Consultant fueron los proveedores seleccionados que entregarán en total 1.000 equipos TAE (400 y 600 cada una, respectivamente), desarrollados por la empresa cordobesa Mediterránea, modelos SLIM180 y MED280. 

Entre los seis oferentes que se presentaron (Alpha Studio, COS Mantenimiento, Dinatech y Key Digital, además de los dos citados), la adjudicación se realizó en base al costo y al cumplimiento de determinados requisitos técnicos, como la capacidad de poder modificar o incrementar la cantidad y el tipo de servicios que brinda cada TAE, así como su robustez para soportar todo tipo de uso, ya que podrían estar ubicadas en ambientes expuestos.  “La complicación más grande estaba en el cumplimiento de los plazos de entrega, de 200 terminales por mes, y los costos, que realmente fueron bajos porque sabíamos que había un modelo de competitividad muy alto”, recuerda Hilarión Larguía, presidente de Power Consultant. 

Además, para asegurar la calidad, ANSES solicitó a cada oferente que presentase tres modelos de prueba de cada equipo que estaba cotizando, para poder evaluarlo de manera previa a la adjudicación. “La licitación también incluía los repuestos y la provisión del papel que va en las terminales, así como el mantenimiento y el soporte por dos años”, agrega Rouget.Ninguno de los proveedores que quedaron fuera de la selección quiso participar de esta nota.

Cada modelo de TAE contiene un gabinete, un procesador, una inteligencia y una impresora. Dos de ellos cuentan con pantalla táctil como interfaz hacia el usuario —uno de pie y otro de escritorio—, y un tercer modelo reemplaza a la pantalla por un teléfono IP de Cisco modelo 7961, que da la posibilidad de comunicarse por voz en caso de que la persona tenga alguna duda. Los equipos Cisco corresponden a otra licitación que ya tenía el organismo para implementar este tipo de telefonía. “En total se están desplegando 5.000 teléfonos, de los cuales 300 se destinarán a las terminales”, detalla Rouget.

En todos los casos, los equipos corren sobre Windows XP SP3 y utilizan una aplicación cliente Windows, desarrollada con tecnología .Net 2.0 por profesionales de la ANSES; es decir, están “vacíos de contenidos”, no hay ningún dato que resida en ellos y funcionan con dicha aplicación, que se comunica a través de Internet (utilizando la conectividad existente en los lugares donde se ubican las TAE) y toma los datos de los servidores de la ANSES: “Es como un browser especializado que a su vez invoca a otras aplicaciones web, la mayoría de las cuales ya estaba en la autopista de servicios de la Web y se fue adaptando para las terminales”, aclara Alfredo Castro, coordinador de Investigación y Desarrollo Tecnológico, dependiente de la Gerencia de Arquitectura de la Información de la ANSES. 

Las terminales telefónicas son un poco más complejas porque no sólo tienen que comunicarse con los servidores web de la ANSES, sino también con el servicio 130 para derivar las llamadas por voz. Para ello se desarrolló una aplicación diferente con los mismos datos de las terminales, pero adaptados al teléfono. La instalación de los equipos es realizada por personal de la ANSES. “La reutilización de infraestructura tecnológica permitió una implementación ágil y rápida”, concluye Larguía.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar