3D: La dimensión en juego

Más allá del cine y la televisión, la tecnología 3D tendrá su mayor crecimiento en la industria de los videojuegos y en los dispositivos móviles. La décima y última entrega de las 10 tecnologías Hot que transformarán el mercado en los próximos años, según la revista Information Technology. 30 de Marzo 2011
3D: La dimensión en juego

La tecnología 3D está impulsada por la industria de videojuegos; pero todavía enfrenta el desafío de desarrollarse —con un modelo de negocios rentable— en el segmento televisivo, donde dispara significativamente los costos de producción y distribución.  

La tecnología parece estar lista. Según DisplaySearch, para 2018 habrá unos 71 millones de celulares que soportarán pantallas 3D y este año cerrará con 3,2 millones de aparatos de TV 3D vendidos —prevé que serán 90 millones en 2014—, aunque reconoce que el principal obstáculo en este segmento son los altos precios y la falta de contenido.   “Hoy, el mayor desafío de 3D es el uso —argumenta Ariel Barlaro, director de la consultora NexTV—.

Todavía no se soporta ver toda la transmisión de un canal de TV, al menos con la tecnología disponible actualmente, que es buena. Es un esfuerzo para la audiencia, ya que cansa y tensa los músculos. Tener un canal las 24 horas en 3D es realmente todo un desafío. En cambio, es más claro usarla para un juego o en una película puntual. Pero la tecnología se va a seguir desarrollando y mejorando.” 

A su entender, “la cadena de valor de la tecnología 3D se desarrollará en primer lugar con los juegos —el segmento al que hoy decididamente apuestan los fabricantes— y, luego, con la producción de películas. A largo plazo, cuando la tecnología esté más madura y no se necesiten anteojos, se sumarán los eventos deportivos o espectáculos”.

Serán las industrias de aplicaciones de juegos para móviles y el video —según un artículo de MIT Technology Review— “las que conducirán la adopción masiva de las pantallas 3D”. Por ejemplo, Samsung incorporó 3D a las pantallas de sus smartphones modelo B710 —lanzado en Corea del Sur en 2007— y W960 —presentado en mayo pasado—.  “El teléfono Samsung B719 se parece a un smartphone tradicional, pero algo inesperado sucede cuando la pantalla cambia su orientación de vertical a horizontal: la imagen cambia de 2D a 3D —precisa el artículo—. La tecnología que produce esta percepción de profundidad es resultado del trabajo de Julián Flack, CTO de Dynamic Digital Depth, que ha pasado más de una década perfeccionando el software que puede convertir contenido a tres dimensiones en tiempo real. Y también podría ayudar a resolver uno de los mayores problemas que actualmente presenta: la necesidad de anteojos especiales para entregar una imagen diferente para cada ojo.”

Según el artículo, “la tecnología puede ser utilizada también en los televisores 3D que ya fueron lanzados y que requieren del uso de lentes, pero su mayor impacto se verá en su capacidad para crear contenido para dispositivos móviles con displays 3D auto estereoscópicos, que direccionan la luz para lograr que diferentes versiones de una imagen lleguen a cada uno de los ojos del usuario. El efecto funciona mejor con pequeños ángulos de visión, por lo que todavía puede generar problemas para la televisión o las pantallas de cine. Pero los teléfonos son normalmente utilizados por una sola persona a la vez y con un ángulo óptimo. Es por eso que es probable que los móviles multimedia sean los que ganen la carrera en llevar la tecnología 3D al público general”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar