*

Bitcoin (24h)
6.83% Ars
329148.90
Bitcoin (24h)
6.83% USA
18804.00
Bitcoin (24h)
6.83% Eur
$15994.96
Entreprenerds

Vieron el negocio en este nicho tech y hoy le facturan US$ 800.000 a Carrefour y Mondelez

La intención era expandir los contenidos editoriales a través de la realidad aumentada; el camino los llevó a apalancarse en marcas y desarrollos ad hoc con el objetivo de estandarizar un producto escalable. Hoy, buscan cerrar exitosamente su primera ronda de inversión para expandirse en la región. Por Sebastián de Toma - 13 de Octubre 2017
Vieron el negocio en este nicho tech y hoy le facturan US$ 800.000 a Carrefour y Mondelez

La historia oficial empezó cuando Damián Alcalá (37) y Pepe Marriot (40) decidieron poner el punto final a su agencia de marketing digital y pegar el salto que venían pensando desde hacía un tiempo: desarrollar una aplicación que permitiera estandarizar el uso de la realidad aumentada en diferentes formatos y así automatizar lo que, hasta ese momento, era terreno de las software factories. Lo cierto es que comenzó como una plataforma orientada a medios de comunicación, con el tiempo fue virando, primero hacia las marcas y, más cerca en el tiempo, hacia iniciativas educativas y propuestas artísticas. Para el futuro, el objetivo es buscar hacer pie en desarrollos para la industria pesada y ganar mercado en América latina.

Simplificar es la tarea

El germen de la idea, sin embargo, comenzó un par de años antes, cuando Alcalá (CEO) y Marriot(CCO) decidieron, junto con otro socio, abrir esa primera agencia. Sus recorridos no podrían ser más disímiles: el primero estudió Marketing mientras que el segundo venía de estudiar cine y música. Alcalá dejo su lugar en el área comercial de Aeropuertos Argentina 2000 en 2009 —“después de siete años sentía que había tocado un techo”, declara— y comenzó a frecuentar a Marriot hasta que la conversación llegó a un punto álgido. “Yo tengo los contactos, vos la visión artística”, le espetó. Así armaron una agencia que, en un contexto saturado de propuestas similares, buscó eventualmente destacarse ofreciendo acciones con Realidad Aumentada (RA). “Empezamos a ver en la RA un potencial que nos sacara de lo que era la venta de servicios y nos enfoque más en la construcción de un producto”, explica y agrega que, cuando comenzaron a involucrarse con la tecnología más y más, vieron que había una posibilidad de desarrollar un producto específico pero, esta vez, para marcas y publicidad.

Es entonces cuando decidieron cerrar la agencia y pegar el salto para convertirse es una startup tecnológica dedicada a un único producto y, al poco de andar, llegaron a la conclusión de que necesitaban un socio extra; alguien que fuera, en palabras de Alcalá, “mástechie”. Por eso, a mediados de 2014, fueron en la búsqueda de Federico Zaiatz, un ingeniero en Informática que tenía una software factory y con quien habían trabajado previamente. Rápidamente, Zaiatz se convirtió en el CTO de la empresa recién nacida y, con él a bordo, en un mes y medio transformaron el prototipo que tenían en una beta comercial. “Sumarlo implicó también tener a alguien que trabajara full time en el proyecto, que le dedicara el mismo tiempo y la misma energía que le dedicábamos nosotros”, afirma Alcalá, durante esta charla que tuvo lugar en las oficinas de Wayra, en Palermo.

 

 

Momento de la verdad

Con la beta comercial“bajo el brazo”, había llegado el momento de enfrentarse con el mercado. Pero antes necesitaban validar la tecnología, así que lo primero que hicieron fue salir a conseguir usuarios que probaran la tecnología y demostraran, más que nada, que había un interés en utilizar la realidad aumentada para comunicar y crear experiencias distintivas.“Sise convertían en clientes, mejor”, dice uno de los fundadores. El primer medio que se sumó fue Revista Galera, una publicación especializada en arte y tendencias, que le agregó contenidos interactivos a 10 de sus páginas cuando eran escaneadas por la aplicación de RA. El mecanismo que utilizaron Alcalá, Marriot y Zaiatz, tanto con esta primera experiencia como luego con los usuarios que siguieron fue el mismo: “Primero les contábamos de qué trataba la tecnología, les dábamos la posibilidad de empezar a experimentar con ella y después les pasábamos la herramienta para que comiencen a crear sus propias experiencias”, comenta Marriot.

El desafío para la plataforma es lograr acercar a los escépticos, que todavía —a falta de un killer device— no ven la realidad aumentada como un nicho en el que vale la pena invertir. La lógica detrás de este proceso es comercializar un paquete cerrado que evite que ellos tengan que realizar soluciones a medida. Eso les permite tener un producto que permite cumplir con los plazos y escalarla operación. Sin embargo, una de sus desarrollos más llamativos fue, justamente, el que realizaron para la marca Milka, parte de los productos que ofrece Mondelez en la Argentina: Milka App, una aplicación que les permite a quienes compren uno de estos chocolates crear sus propios mensajes personalizados mediante la tecnología provista por CamOnApp. El proyecto surgió en la edición 2016 de la Digital Accelerator, una iniciativa en la que la gigante de los alimentos invita a startups con productos digitales para presentar sus plataformas y a desarrollar proyectos en conjunto. En este contexto, surgió la idea de renovar el tradicional packaging de su línea de chocolates, y que incluye mensajes como “Te quiero”,“Suerte, o “Feliz día” y agregar la posibilidad de personalizar los textos.

CamOnApp en números

Fundación: 2014

Inversión inicial: US$ 20.000 (fondos propios); US$ 120.000 (aceleración de Wayra, US$ 50.000 cash y US$ 70.000 en servicios de aceleración)

Facturación (a 2017): US$ 800.000

Funciona así: una persona regala un chocolate a otra y le prepara un mensaje personalizado con la aplicación. Quien recibe el regalo escanea el producto y, vía App, puede leer el mensaje creado. “La idea es agregarle valor a una propuesta de branding”,indica Marriot. Otra acción que realizaron con marcas incluyó a Arcor. El verano pasado fueron parte de un juego de realidad aumentada que les daba un regalo de 2x1 a los clientes. También trabajaron con Brahma en Paraguay: allí, el usuario podía escanear la botella y se encontraba con “historias divertidas” relacionadas con el producto. Adicionalmente, armaron catálogos y probadores de mobiliarios para Carrefour y un sistema de probadores virtuales de relojes para Samsung junto a Compumundo. Con esta última acción, dice Marriot, “se entiende un poco la propuesta y el valor de la realidad aumentada: uno puede probarse un producto en la muñeca sin necesidad de manosear el reloj”.

De hecho, al día de hoy el 80 por ciento de la facturación de la empresa—que estiman en US$800.000 para este año— viene desde las marcas, y el 20 por ciento llega a través de los medios gráficos y las agencias de publicidad.“Nos interesan los medios porque nos permiten realizar contenido editorial, no publicitario, pero los que nos dan de comer son los anunciantes”, amplía Alcalá.

Durante los últimos meses comenzaron a ofrecer desarrollos para nuevos segmentos, como los relacionados al arte y a la educación. En este sentido, llevaron a cabo una muestra junto con la Fundación Itaú, en el Palais deGlace, en la que se eligieron a cinco artistas que podían incluir realidad aumentada en sus obras.

Además, cerraron una alianza con la Fundación Gutenberg, que agregó RA en las asignaturas Diseño V y VI de la carrera de Diseño Gráfico, y por tanto los alumnos deben crear contenido con esta tecnología. Más allá de los claros objetivos comerciales,se trata de un plan a largo plazo: popularizar el uso de esta tecnología y, a la vez, educar a los creativos y los creadores de contenido,sus futuros usuarios directos. “Durante el último año y medio, hicimos más de 1.500 contenidos con realidad aumentada, sobre educación y arte; también soportes, flyers,stickers, catálogos, afiches en vía pública... la verdad hicimos de todo”,subraya Marriot. En el futuro próximo, según Alcalá, tienen la intención de explorar soluciones de realidad aumentada para la industria pesada. “Para operarios de planta en transporte y seguridad”, agrega. Otro camino posible es el de comenzar a desarrollar para smart glasses, si es que alguna vez se popularizan algo que no parece tan cercano en el tiempo. El foco actual, está, entonces, en el segmento mobile. “A medida que otras tecnologías vayan tomando relevancia y ganando share en el mercado, nos iremos adaptando a ellas.”

La ruta del dinero

La inversión inicial que realizaron los socios de CamonApp, con fondos propios,fue de US$20.000 que utilizaron como bootstraping para cubrirlos gastos de contratar un diseñador, pagar el hosting del servicio,registrarla marca y constituirla sociedad. El salto hacia adelante llegó cuando la compañía fue acelerada por Wayra, tras un año y medio de buscar casos, clientes y medios gráficos en donde validar su producto. Fueron US$ 50.000 cash más US$ 70.000 en servicios de aceleración, esto es, espacio de oficina y mentorías varias en ventas, UX, pruebas con usuarios y asuntos legales, así como el networking que permite el acceso a contactos que, caso contrario “habría que remar para buscar”, puntualiza Marriot. Antes de ser acelerados, dentro de CamOnApp vivieron tiempos “de máximo riesgo”, dicen sus fundadores. “Teníamos que creer en el proyecto e invertir no solo nuestro dinero sino, además, todo nuestro tiempo”, argumenta el CCO.

No fue fácil, por ejemplo, armar un equipo estable: en un momento, la mitad del grupo que tenían decidió dejar la empresa. Marriot lo entiende como parte del circuito natural de un emprendimiento. “Hay personas que asimilan mejor el riesgo, mientras que a otras les cuesta afrontarlo”, indica. En el roadmap que tienen armado, la intención en el corto plazo es expandirse hacia distintos mercados regionales como México, Colombia, Chile y Brasil. De hecho, poco antes de dialogar con este medio, Alcalá visitó México en plan exploratorio, para ver puntos de inversión, agencias y anunciantes. “La idea es tener representantes de ventas o equipos comerciales en estos países, o buscar partnerships con agencias, aunque la venta directa, donde nosotros vamos a las marcas, nos está funcionando bien por ahora”, agrega el CEO. Para lograr todo esto, así como para poder ampliar sus equipos de tecnología y de producto, es que están en este momento embarcados en una primera ronda de inversión que esperan finalizar en octubre de este año por US$ 300.000.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

5 Comentarios

Jorge Luis Kohen Reportar Responder

Marketing digital °°

jdicov Dicovskiy Reportar Responder

La nota no se entiende. Dejé de leer cuando llegué a "beta comercial" (SIC). Les recomiendo busquen a un redactor que sepa escribir en catellano. Por otro lado, este sitio digital debería ser un sitio libre de humo..

Johan Sebastian Mastropiero Reportar Responder

"Sumarlo implicó también tener a alguien que trabajara en el proyecto" LÉASE, nosotros nos rascabamos el higo y necesitabamos alguien que laburara

Johan Sebastian Mastropiero Reportar

Típico de estos personajes del mundo del marketing Lo más obceno es como las empresas dedican guita a estas cosas

Eduardo Yllanez Reportar Responder

Mucha sanata para decir que tienen una imprenta de folletos publicitarios.

Notas Relacionadas