Entreprenerds

Mesi: un hosting de toda la cancha

Mariano y Marcos Tubio crearon Mesi en 2002 para brindar web hosting. Hoy suman 13.000 clientes activos y facturan $ 3 millones.

27 de Octubre 2012
Mesi: un hosting de toda la cancha




En medio de la crisis post 2001, el contexto no ofrecía grandes oportunidades. Uno de los nichos más dinámicos por aquel entonces tenía que ver con la esfera tecnológica y hacia allí enfocaron su artillería los hermanos Mariano y Marcos Tubio. “El hecho de ver que el mercado de Internet venía creciendo año a año nos hizo pensar en la posibilidad de fundar una empresa propia”, recuerda Marcos Tubio, uno de los socios de Mesi, compañía dedicada a la provisión de servicios de web hosting o, en criollo, de alojamiento web. Tubio lleva adelante el emprendimiento que en 2011 facturó unos $ 3 millones, pero fue su hermano Mariano, quien lideró el proceso de fundación allá por el 2002, con una inversión inicial de $ 150.000. Licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), Mariano Tubio venía de trabajar en Cronon, un distribuidor de Hewlett-Packard donde realizaba limpieza de impresoras.

tubiomesi

Cansado de la relación de dependencia, decidió reclutar personal de programación y salir a ofrecer el servicio de hosting, a pesar de la poca experiencia en el rubro. El nombre de la empresa que estaba fundando alude a una antigua aplicación que había desarrollado, llamada ME, a la que agregaron la sigla SI, de soluciones informáticas. “Fuimos buscando clientes a través de llamadas telefónicas, o en contactos de empresas que teníamos. Veíamos en la calle una dirección web, lo ubicábamos y lo contactábamos. Y tuvimos la suerte de dar con un cliente importante desde el principio”, afirma Marcos Tubio.

Ese cliente fue Todoar (el directorio y buscador de sitios web argentinos) que se transformó en el primer cliente de relevancia, ya que además de los servicios de alojamiento, se le brindó servicios de casillas de e-mail y de almacenamiento de datos. Espacio dedicado

Hoy la compañía se dedica a dar espacio virtual o dedicado en servidores con enlace a Internet. “Cada cliente dentro de un servidor tiene un espacio asignado para alojar la información y, más allá de eso, damos cuentas de correo y registros de dominio (como .com o .com.ar). Una empresa grande puede contratar un espacio dedicado y una Pyme un plan individual en un servidor compartido.”

Si bien los primeros años fueron de aprendizaje y de conocimiento del mercado, de a poco Mesi fue ganando terreno. Sumaron desde clientes chicos e individuales, tales como comercios de indumentaria o, por ejemplo, un vendedor de un auto, para alojar un sitio web particular, hasta Pymes con planes medianos de almacenamiento y servicio web.

Un punto clave para la compañía fue la certificación en ISO 9001/2000, hacia finales de 2007. “Nos dio confiabilidad de cara a las grandes empresas, que si no ven cierto respaldo en procesos y seguridad directamente no te contratan. Ahora mismo estamos recertificando”, adelanta Marcos Tubio.

Gracias a ese respaldo, llegaron clientes como Quilmes, Pepsi o E! Entertainment y relaciones de recomendación con otros como La Granja Naranja, estudio de diseño que les permitió dar el servicio de hosting a clientes como Fundación Temaikén. “En el caso de Temaikén, la tasa de transferencia (o sea, el peso del contenido del sitio, que depende de los accesos) es de un promedio de 10.000 visitas diarias en temporada alta. Era clave para el cliente no trabajar sobre un paquete cerrado y tener flexibilidad a la hora de la contratación de los servicios de hosting”, afirma Fernando Bran Falabella, titular de La Granja Naranja, que diseñó el sitio y recomendó a Mesi para el trabajo de alojamiento. En total, ya han derivado entre ocho y diez clientes. “El punto principal es la velocidad y el start-up del sitio. Y el hecho de que la relación sea más humana también colabora”, agrega Bran Falabella. Configuraciones

Actualmente, Mesi ya cuenta con cerca de 13.000 clientes activos, de los cuales 4.000 disponen de planes básicos o intermedios, mientras que otra mitad pertenece a planes de empresas pequeñas y Pymes (los planes incluyen alojamiento del sitio web —no el diseño—, las cuentas de e-mail, la registración del dominio y otros servicios más avanzados que pueden ofrecer desde “streaming” de audio y video, opciones avanzadas de “antispam” hasta campañas de Google Adwords). “Hay configuraciones que no ofrecemos por un tema de seguridad. Sobre todo versiones de lenguajes de programación que no tienen las últimas actualizaciones en este sentido. Trabajamos principalmente con PHP y base de datos MySQL”, cuenta Tubio, que recientemente realizó una inversión de U$S 40.000 en servidores nuevos, dado que el objetivo es no sobrecargar los mismos. “Se carga solamente un 25 por ciento del servidor con sitios web, de manera que éstos puedan utilizar el 100 por ciento de los recursos del equipo”, afirma.

La compañía, que emplea a nueve personas, alquila el espacio en data centers de Estados Unidos y Europa —por una cuestión de velocidad, estabilidad y precio—, donde están alojados sus servidores propios, marca Dell.

Pero, debido a que gran parte de los servicios que Mesi brinda no utilizan todas las funcionalidades que la compañía podría brindar (ya que muchos de los clientes son particulares o pequeñas compañías), el objetivo a mediano plazo pasa por, además de administrar los servidores de los clientes —en servidores dedicados—, llegar a las grandes corporaciones. “Nos posicionamos en brindar seguridad, confiabilidad y atención personalizada. Hacemos mucho hincapié en eso, porque todo lo que es envío y recepción de e-mails o consultas al servicio web requiere de un servicio estable y seguro”, cierra Tubio.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas