*

Bitcoin (24h)
-2.27% Ars
94784.28
Bitcoin (24h)
-2.27% USA
5468.11
Bitcoin (24h)
-2.27% Eur
$4644.62
Entreprenerds

Kidbox: un navegador y sistema operativo pensado para niños

Dos emprendedores desarrollaron una plataforma de navegación Web para el público infantil. Factura US$ 500.000 al año y planea expandirse en América latina.

Por Felix Ramallo - 23 de Junio 2014
Kidbox: un navegador y sistema operativo pensado para niños

 



Los padres lo viven a diario. Los chicos interactúan con las nuevas tecnologías desde temprana edad. Los smartphones y las tabletas muchas veces suplantan a los muñecos y cada vez hay más juegos dedicados al público infantil. De hecho, YouTube se volvió una suerte de canal de TV infantil, donde el contenido para niños se destaca entre los videos favoritos de la plataforma.

Sin embargo, Internet puede ser un ámbito inseguro para muchos chicos y los padres necesitan controlar qué es lo que su hijo mira en la Web o qué juego quiere descargar de la tienda de aplicaciones. Para resolver estos problemas, el argentino Martín Larre (36 años, abogado con un posgrado en marketing) y el uruguayo Alan Kind (34 años, ingeniero en Sistemas y ex IBM) crearon Kidbox, un navegador con contenido específico para niños. La empresa fue creada en 2011 y en un año desarrollaron la aplicación para PC y Mac, que fue lanzada en marzo de 2012, mientras que las versiones móviles para los sistemas iOS y Android vieron la luz a finales de ese año. El proyecto, que ya cosecha 500.000 usuarios, se inició gracias a los pedidos que varias personas realizaban a la empresa de publicidad (EME Latam) donde trabajaban. “Me había enfocado en el mercado para familias y empezamos a recibir e-mails de padres diciéndonos que las actividades para chicos que hacíamos para dar contenido en la Web les resultaban complicadas. Entonces empezamos a analizar cómo solucionarlo”, asegura Larre.

kidbox
Crédito: Kidbox

En Kidbox los padres son los responsables de crear un usuario para sus hijos y decidir cuáles son los tipos de contenidos a los que pueden acceder. En base a ese perfil, Kidbox brinda entretenimiento personalizado para los niños y los mantiene dentro de la plataforma, sin la posibilidad de que atiendan una llamada ingresante o accedan a otras apps. “Creamos un ambiente seguro donde le ofrecemos al chico el mejor contenido para su perfil. Además, estamos empezando a desarrollar contenido propio y libros interactivos, un producto que hoy genera mucho valor para el padre y el niño”, explica. Los libros interactivos resultaron ser la mejor opción para dar el paso dentro del negocio del entretenimiento, ya que las series y películas resultan muy costosas. “Los libros son mucho más monetizables y pueden venderse a través de la tienda de aplicaciones de Kidbox”, señala el emprendedor. Actualmente, la empresa factura más de US$ 500.000, con la Argentina y México como los países que más aportan a su negocio. “En América del Sur la plataforma que más presencia tiene es Android, pero no es en todos los países igual. En México, iOS tiene una tasa altísima de penetración y en lo que es monetización es superior a otras plataformas”, explica. La organización tiene 14 empleados, oficinas en Uruguay (dedicadas al desarrollo), en Buenos Aires y Santiago (enfocadas al área comercial). En lo que se refiere a su infraestructura, la empresa utiliza los servicios de servidores que ofrece Amazon.





Con peso propio

La compañía cuenta con un modelo de negocios basado en un sistema “freemium”, en donde se debe pagar para acceder a nuevas funcionalidades y contenido exclusivo brindado sobre la plataforma.

Sin embargo, en el último tiempo desarrolló un nuevo producto con el que esperan captar un nuevo segmento: lanzaron su propio sistema operativo, Kidbox OS, una versión optimizada de Android que viene pre instalado en tabletas. “Hoy trabajamos con fabricantes como Kolke, una empresa que está en Uruguay, la Argentina y Brasil, y Philco. Estamos muy enfocados en ese trabajo”, detalla Larre. Tras recaudar US$ 700.000 de inversión (NXTP Labs es uno de los inversores), la compañía se encuentra en proceso de cerrar una nueva ronda en los próximos 30 días, con la que esperan afianzar los nuevos objetivos de la compañía.

“Empezamos con desarrollos para PC y Mac. Cuando comenzamos a lanzar el producto en el mercado, las tabletas y los smartphones no eran tan populares como hoy. La penetración de tabletas era del 3 por ciento, no habíamos visto la oportunidad. Pero en pocos meses eso cambió. Y lo hizo mucho más en el segmento para niños, donde las tabletas son una herramienta más intuitiva para los más chicos cuando empiezan a interactuar con Internet”, dice Larre.

El objetivo es ofrecer tabletas de bajo costo con Kidbox OS como sistema operativo, ya que de esta manera se incentiva la compra de un equipo exclusivo para los más chicos. “Actualmente, en el mercado tenemos tabletas de un valor inferior a US$ 100; es un precio muy competitivo, por lo que los padres prefieren comprar un equipo nuevo que prestarle a su hijo su propia tableta”, comenta.

El foco de la empresa hoy se encuentra en este desarrollo. De hecho, espera aumentar aún más su ecosistema. Tras ingresar en el mundo de los libros interactivos e impulsados por su propio sistema operativo, el próximo paso se enfoca en la educación. “Estamos trabajando en un nuevo sistema operativo, pero para programas educativos con un gobierno de América latina (que no especifica para reservar la confidencialidad). Queremos incrementar su uso dentro de las aulas, como por ejemplo que se pueda manejar de manera remota; queremos pensar en una tableta escolar", revela el emprendedor.

Además, desean brindar la licencia de Kidbox OS con varias apps de la misma temática preinstaladas con el sistema operativo. “La idea es que venga con 20 o 30 aplicaciones infantiles preinstaladas, para que no sólo se contrate el producto por la seguridad de la plataforma, sino también por el contenido”, comenta. Junto a esta iniciativa, la compañía también tiene sus ojos puestos en el mercado brasileño, donde todavía no cuentan con oficinas propias pero se está volviendo un negocio creciente para Kidbox.
 
La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el número 200 de la revista Information Technology.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas