*

Bitcoin (24h)
-.33% Ars
65092.12
Bitcoin (24h)
-.33% USA
3764.65
Bitcoin (24h)
-.33% Eur
$3150.22
Entreprenerds

Conocé la bioimpresora experimental que podría producir tejido humano

Si las  bien aun no se han realizado pruebas médicas, este desarrollo se puede hacer realidad en un futuro muy cercano: Adén Díaz Nocera y Gastón Galarnik están al frente de Life SI, una empresa que desarrollo la primera bioimpresora en el país. Es capaz de producir tejido humano para reparar lesiones de la piel y ya se encuentra funcionando en el Lab3bio de la Unsam. 11 de Agosto 2016
Conocé la bioimpresora experimental que podría producir tejido humano

Lo que un día es terreno de la ciencia ficción, al siguiente ya no lo es. Primero fueron las impresoras 3D, tal como contamos en esta nota; ahora llegó el turno de las bioimpresoras. Se trata de impresoras 3D capaces de producir tejido humano y por ahora sólo se utilizan en investigación. El primer modelo comercial desarrollado por la empresa argentina Life SI ya está funcionando en un laboratorio de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) y la idea es que el futuro sirva para tratar quemaduras y lesiones que hoy necesitan trasplante de piel así como úlceras provocadas por diabetes.

Leer más: ¿Es negocio la impresión 3D en la Argentina? Estos dos emprendedores creen que sí.

 

“Diseñamos y fabricamos este primer modelo de impresora, la 3-Donor, desde cero, tanto el hardware como el software”, le dijo Gastón Galanternik (31 años), uno de los cofundadores, junto a Adén Díaz Nocera (24 años, estudiante de medicina, quien además ideo la empresa que es incubada en el IIB-Intech de la Unsam), al diario Perfil.

Nocera precisa las diferencias entre su bioimpresora y una impresora 3D tradicional: "Las 3D convencionales utilizan filamentos de plásticos y nosotros utilizamos geles o materiales viscosos que pueden endurecerse o gelificarse al combinarlos con otros materiales, con cambios de temperatura o irradiación con luz ultravioleta", publicó BigBang News en base a lo que explicó el estudiante de Medicina al portal científico SciDev.Net. Los geles “son de origen biológico primordialmente, como colágeno, ácido hialurónico o quitosano. Algunos se obtienen comercialmente y otros requieren de protocolos de extracción específicos”, agrega.

Esta tecnología no es nueva, está siendo desarrollada en distintos lugares del globo y, de hecho, en Rusia un equipo tuvo éxito al replicar un órgano humano. Las ventajas, según puntualizó a Perfil la doctora, investigadora del Conicet y experta en ingeniería biomédica de la Unsam Elida Hermida, es que se podría acelerar “en forma significativa y hacer menos traumática y riesgosa la curación de, por ejemplo, quemaduras graves”. Además, sería posible “reducir la cantidad de veces que estos pacientes deben pasar por el quirófano a causa del tratamiento”, agregó la líder del laboratorio Lab3bio (tal como se lo conoce al Laboratorio de Biomateriales, Biomecánica y Bioinstrumentación de la Unsam).

La ventaja que tiene la bioimpresora desarrolladora por estos emprendedores argentinos es su valor: cuestan US$ 3.000 menos que lo que salen en el exterior, US$ 7.000 versus US$ 10.000.

El paso lógico siguiente debería ser producir órganos. Hermida explica que ya existen investigaciones a escala internacional y que, si bien todavía se ve lejos, “ya no se trata de ciencia ficción”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas