*

Bitcoin (24h)
4.07% Ars
64840.10
Bitcoin (24h)
4.07% USA
3749.93
Bitcoin (24h)
4.07% Eur
$3138.02
Entreprenerds

Andrés Barreto: “Quienes no creen tecnología serán desplazados”

El creador de Grooveshark ahora es parte de un fondo de venture capital y está de paso por la Argentina en búsqueda de oportunidades de inversión. "Invierto siempre y cuando la empresa pueda crecer exponencialmente y siempre que creen tecnología”, asegura.

Por Joaquín Garau - 10 de Mayo 2016
Andrés Barreto: “Quienes no creen tecnología serán desplazados”

Nadie sabe en el Starbucks de San Telmo que él es uno de los creadores de Grooveshark, uno de los servicios de streaming de música que más quejas y críticas generó entre las disqueras más importantes de la industria. Andres Barreto se distrae con su celular mientras espera que empiece la entrevista y propone tomar algo para hacer la nota más llevadera.

Tenía 18 años cuando cofundó la compañía y ahora, lejos de los juicios y los problemas –“fueron 9 años de litigios pero ya terminó todo”- está en un raid de inversiones y financiamiento de start ups tecnológicas a través de Socialatom Ventures, un fondo de venture capital. En la Argentina, ya puso sus fichas en BlueSmart, la valija inteligente que se vende, principalmente, en los Estados Unidos.

“Ahora invierto en empresas de tecnología en América latina. Invierto siempre y cuando la empresa pueda crecer exponencialmente y siempre que creen tecnología”, asegura Barreto. Hoy está invirtiendo en 45 empresas con su desarrolladora. “Participamos de las primeras rondas. Nuestro limitante es de US$ 5 millones en agregado, pero eso no significa que todas van a recibir eso pero lo pueden hacer”, cuenta con el café –y alguna cosa dulce- entre manos.

¿Qué le sumás vos a una empresa?

Sumamos desde nuestro conocimiento tecnológico hasta know how legal, de diseño y relaciones públicas. Tenemos un equipo de 25 personas que ofrece este servicio in house, no es una red de consultores, sino que son propios. Sin embargo, los más importantes son los “reclutores técnicos”. Porque lo que falta no es dinero, sino talento. Comparado con Silicon Valley, acá es muy fácil contratar talento y retenerlo.

¿Por qué? Si en Silicon Valley seguro tienen más dinero para retener talento.

No necesariamente. Hay dos factores clave: adquisición y retención. En lo que es adquisición, mi vicepresidente de ingeniería, por ejemplo, me tomó 6 meses reclutarlo. Y era alguien con solo dos años de experiencia programando y autodidacta. Es muy inteligente y cuando se unió a la empresa recibía e-mails de otros lugares que querían contratarlo. Nuestro segundo CTO nos llevó año y medio reclutarlo. El tiempo, entonces, es largo. El desarrollador más joven que tuve tenía 18 años, era autodidacta y muy bueno. En Estados Unidos me limito a contratar personas jóvenes y talentosas pero sin experiencia, lo cual es un problema porque aprenden en mi empresa y después se van.

¿Qué ciudad ves que pueda ser realmente la nueva Silicon Valley?

Las ciudades que ganan son las que tienen una gran masa de ingenieros.

O sea que a más ingenieros es más probable replicar Silicon Valley….

Sí, aunque no es necesario tener el clon de Silicon Valley. Nosotros descubrimos que podés ganar más dinero en menos tiempo si vendés en Estados Unidos pero el equipo de ingenieros está en América latina, porque al vender allá participás en el mercado comercial y financiero, aceleradoras, fondos de venture capital y así eliminás el “problema” de que no haya inversiones en América latina. Se dice en Estados Unidos que es más fácil conseguir quién ponga que la plata que un ingeniero. Entonces, en ciudades como Buenos Aires, Córdoba, Medellín, Guadalajara o San José de Costa Rica hay muy buenos ingenieros y se pueden unir los dos mundos. Se les pueden ofrecer sueldos por arriba del mercado, acciones de las empresas y  el producto o servicio se vende en Estados Unidos.

En la Argentina se está trabajando en un proyecto de ley de emprendedores que propone pagar con acciones y que no esté gravado con impuestos, ¿cómo lo ves?

Es una gran forma de atraer talento. Conozco el proyecto de ley, es bastante ambicioso e impresiona lo visionario que es. Te diría que quienes lo impulsan entienden la situación de las start ups mucho más que algunos gobiernos de América latina o de Estados Unidos. Pero, de nuevo, es un proyecto de ley para recrear Silicon Valley, y está bien, pero mientras tanto se pueden aplicar otras estrategias. Por ejemplo, una empresa argentina debería operar en Estados Unidos y tener una subsidiaria acá, que reciba el dinero de inversiones para pagar los sueldos y las acciones se pueden entregar allá.

¿Cómo ves el mercado de música on demand o los nuevos servicios de streaming?

Se redujo mucho comparado con 2006. Y esto sucedió porque las disqueras buscaron no ser irrelevantes. En 2006, cuando empezó Grooveshark y nos reuníamos con las disqueras, ellos no querían su música en internet ¡Pese a que ya estaba! Les decíamos: “Queremos pagar por tu música”. Pero nos decían que no. Nos pedían US$ 1 millón de depósito por canción, que es lo mismo a negarse. Entonces los modelos que ellos apoyan es donde el servicio de streaming no hace dinero, todo va a royalties. Lo que hace Spotify y otros que han logrado avanzar es pagar un depósito –de US$ 50, 60 millones- que es revenue garantizado para la disquera. Entonces Spotify - supongamos que factura 500 millones- gasta 650 millones, y no es dinero para sus ingenieros o los músicos sino para las disqueras. Después sale Taylor Swift a quejarse de las plataformas de streaming, diciendo que le roban la música, pero realmente son las disqueras. Es lo mismo que pasa con los taxis, los hoteles y toda industria donde Internet golpea la industria.

¿Estamos en la puerta de que cambien muchas industrias?

Totalmente. Muchos emprendedores e inversionistas sabemos y vemos que las empresas más grandes del mundo van a ser de tecnología. En 10 años te voy a decir “yo invierto en empresas”, sin necesidad de aclararte que son tecnológicas. Las principales empresas hoy ya son de tecnología –o de servicios financieros-. AirBnB vale más que Hilton; Uber, más que FedEx. Me parece hasta cómico pensar cómo el director de Samsonite recibieron la llegada de BlueSmart, porque de todas las industrias jamás pensaron que la de ellos se iba a ver amenazada por un emprendendimiento tecnológico argentino. Y como contrapartida ellos deciden anunciar junto a Samsung una valija –que está en proceso-. Quienes no creen tecnología serán desplazados. Y las ya establecidas aprendieron de los errores de otras industrias y no quieren terminar como Kodak o Blockbuster.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas