*

Conexión Geek

Así podés construir tu propio R2D2, el robot de Star Wars

Un grupo de fanáticos de Star Wars utiliza impresión 3D y microcontroladores para construir réplicas 1 a 1 de R2D2, el robot que hizo historia. Las claves de una pasión global.

08 de Febrero 2017
Así podés construir tu propio R2D2, el robot de Star Wars

Recién empieza el episodio cuatro cuando aparece por primera vez R2D2, un androide astromecánico simpático que tiene una misión: llevar el mensaje de la Princesa Leia al Jedi Obi-Wan Kenobi, para que salve a la resistencia, llevando a la base rebelde de Yavin IV los planos de la Estrella de la Muerte, la temida esta ción espacial del Imperio Galáctico, que con más de 120 km, albergaba una tripulación de 825.984 soldados de asalto, 87.001 oficiales imperiales, 368.685 auxiliares y más de 100.000 pilotos militares y pasajeros civiles. R2D2 (que por estas tierras todos llaman “Arturito”) cumple el objetivo, precipitando los eventos de la saga que capturó a varias generaciones.

Leer más: Para fanáticos de Star Wars: descubrí de qué lado de la Fuerza estás en base a tus gustos musicales

39 años, ocho películas y un negocio de US$ 25.000 millones después, los fanáticos mantienen viva la pasión por la franquicia de George Lucas. En diciembre, se estrenó el último blockbuster de la serie, Rogue One, que logró un récord de US$ 290,5 millones en su primer fin de semana de proyección. Además, gracias a Internet, muchos se reúnen digitalmente para intercambiar planos y consejos. Sólo que, esta vez, no se trata de la Estrella de la Muerte sino del androide que hizo posible su destrucción: el R2D2. Astromech se llama la organización sin fines de lucro que, a escala mundial, se dedica a evangelizar sobre cómo construir replicas 1 a 1 del androide.

Todo empezó cuando un fanático australiano se pro- puso construir un modelo real por primera vez y visitó museos en todo el mundo para medir perfectamente los utilizados en la película. Al tener los planos, los compartió por Internet y se dio cuenta, enseguida, que no estaba solo en su obsesión.

En la Argentina, de hecho, también tienen su capítulo especial, fundado por Martín Tamburelli, el único hobbista que completó 100 por ciento el androide y que logró la certificación de Lucas Films y Disney. Dehecho, es tan perfecto, que lo contratan para usarlo en eventos de la película.

En una galaxia lejana...

El camino no fue fácil. “Me llevó tres años y medio construirlo”, reconoce. “Lo hice en mi departamento, en Capital, no como en los Estados Unidos, que la mayoría lo hace en su garaje y tienen más espacio. 85 por ciento de las piezas las hice solo, porque no existen, siguiendo los planos de los foros. Y el resto, especialmente la cabeza que es complicada de hacer, los compré. La organización autoriza a diferentes miembros en el mundo a construir piezas especiales y venderlas a precio de costo. En la Argentina, cuando empecé en 2010, era especialmente difícil encontrar algunas.” 

Leer más: Llegaron las clases de combate con sable láser para convertirte en Jedi

Utilizando impresoras 3D, microcontroladores caseros como Arduino para la parte electrónica y motores de sillas de ruedas para hacerlo moverse rudimentariamente, Tamburelli logró construir su propio androide de madera, aluminio y muchos cables. A pesar de que no es ingeniero —dedica sus días a trabajar en una multinacional en Comercio Exterior— explica que no se necesita conocimiento previo para ponerse manos a la obra sino un instinto autodidacta. “Cuando era chico jugaba a construir robots con cajas —condiesa—, entonces a pesar de no ser tan fanático de las películas, me entusiasmó el proyecto enseguida.” Tamburelli entiende, sin embargo, que es una rara avis dentro del movimiento: de los seis miem bros que están construyendo su réplica en el país, es de los pocos que no gustan particularmente de la película o que tiene pocos conocimientos técnicos. ¿Cuánto cuesta este hobby? Como casi todo relacionado con la robótica, construir un modelo totalmente funcional —es decir, que se mueva, tenga luces, y pueda emitir sonidos— sale alrededor de US$ 15.000. “Aunque se pueden construir maquetas por US$ 2.000.” No todos son tan ambiciosos aunque sí hay un gran sentimiento de comunidad: además de tener una página de Internet y un foro activo para compartir planos y tips, los hobbistas se reúnen varias veces por año para ayudarse a mejorar sus androides.


Nota publicada en la edición nro. 232 (enero/2017) de Infotechnology.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas