*

Conexión Geek

Así imaginaban los soviéticos el presente

En 1960 se publicó en el bloque soviético "En 2017", un relato que se desarrolla en ese año, a pocos días del centenario de la Revolución Rusa o la "Gran Revolución de Octubre". Cómo pensaron los soviéticos que se vería el mundo si la Guerra Fría se volcaba a su favor. 09 de Febrero 2018
Así imaginaban los soviéticos el presente

No es raro que los escritores de ficción fanteseen sobre futuros lejanos y posible, con raíces en su presente.  En 1960 se publicó en el bloque soviético "En 2017", un relato que se desarrolla en ese año, a pocos días del centenario de la Revolución Rusa o la "Gran Revolución de Octubre".

En esta ucronía, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) no perdió la Guerra Fría ni se desintegro -como sucedió realmente en 1991-, sino que tomó el control del mundo.

En el mundo soviético del futuro, los rusos son responsables de, por ejemplo, trenes que cruzan el estrecho de Bering y de una represa capaz de detener las corrientes frías del Ártico. El relato, escrito por V. Strukova y V. Schevchenko e ilustrado por L. Smekhov, se publicó en 44 tiras de películas o diapositivas para Diafilm, un dispositivo para proyectar imágenes bastante popular en la década del 60.

En enero de este año, "En 2017" volvió a difundirse por internet después de que el ciudadano ruso Sergey Pozdniakov compartiera las 44 diapositivas en su cuenta de VK (red social rusa comparable a Facebook). Pozdniakov le dijo a BBC Mundo que su abuelo se las había comprado en 1962 en un mercado de Moscú. Ahora había decidido digitalizarlas porque se estaban deteriorando.

 

Galería de imágenes del futuro imaginado por la "Gran Madre Rusia"

 

La educación en la URSS de 2017. En una clase de geografía se les explica a los niños cómo son las ciudades futuras. Una de ellas es Uglegrad, una ciudad subterránea que los alumnos visitarán al día siguiente. 

 

Uno de los fetiches del futurismo de esa época fue la tecnología espacial. En la imágen se observan los cohetes "fotónicos", que viajan a la velocidad de la luz hacia el sistema planetario más cercano, Alfa-Centauri. 

 

La novela describe la vida de Igor, quién debe despertarse para ir a sus clases. Así pesaban los gadgets smart los soviétcos.

 

Para prepararse el desayuno, Igor inserta una receta que le dejó su madre en una cocina automática, capaz de escanear las indicaciones y mezclar los ingredientes. No muy lejos de los gadgets inteligentes que hoy pueblan nuestras casas.

 

En otro apartado de la historia, el protagonista visita la ciudad subterránea de Uglegrad. Donde se vive en eterna primavera y donde la gente disfruta de la luz y del calor de una estrella de cristal. 

 

Así imaginaron los rusos que serían las máquinas necesarias para la construcción de las ciudades debajo de la tierra.

 

Mientras Igor y sus compañeros visitan Uglegrad, el Instituto Meteorológico Central soviético recibe terribles noticias. Los últimos "imperialistas" del mundo, que viven en una remota isla del Pacífico Sur, realizan pruebas con armas prohibidas de "mesón" (un tipo de energía atómica), que causan una "explosión sin precedentes". No sólo destruyen la isla, sino que causan "perturbaciones en la atmósfera del planeta".

 

 Este es el resultado de las acciones de "los imperialistas". Un tornado amenaza a Moscú.

 

Por fortuna, el imperio Soviético cuenta con tecnología climática de punta y pueden detener la amenaza. Así salvan al mundo y pueden seguir preparando la celebración del centenario de la "Gran Revolución de Octubre". 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

3 Comentarios

El Naranjo Mecanico Reportar Responder

No pegaron una. Bill Gates pegó casi todas.

Johan Sebastian Mastropiero Reportar Responder

Hay una serie de tiras MUY BUENAS del 1900 aproximadamente llamada "En l'an 2000" están en internet, valen la pensa :)

Nicolas Rey Reportar Responder

Es una especie de Rambo soviética. Aca los soviéticos vencen.

Notas Relacionadas